Beatriz Huarte Cruz

Beatriz

Huarte Cruz

Edad / Urte: 50 años

Secretaria General de Anapeh

Anapehko Idazkari Nagusia

Localidad / Herria: Pamplona / Iruña

“Me gusta mucho lo que hago, me veo cómoda, a pesar de las dificultades que está viviendo este sector, la Asociación está muy fuerte pero el sector está muy débil, los próximos dos o tres años van a ser claves”

En 1997 años esta mujer inquieta y luchadora presentó un currículo en ANAPEH, la Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería. Tras una entrevista con los entonces responsables de la Asociación consiguió el que iba a ser su trabajo, en diferentes puestos, el siguiente cuarto de siglo.

“Desde muy joven tenía claro que me gustaban dos cosas: la hostelería y el trato con el público. Cuando era estudiante trabajaba los fines de semana en Casa Tomás, un restaurante de San Martín de Unx cuyos propietarios son de mi familia, ese fue mi primer contacto con el mundo hostelero”.

Su trabajo en ANAPEH empezó en el mostrador “en contacto directo con las personas que trabajan en hostelería, en atención y recepción al asociado, un puesto que me permitió unir las dos cosas que más me gustaban: la hostelería y la gente”.

Tras diecinueve años trabajando en la Asociación, le proponen acceder al puesto de secretaria general. “Fue en 2016 y lo acepté con mucho gusto porque después de tanto tiempo conocía muy bien el sector y sentía que podía aportar. Desde entonces ha sido ir aprendiendo siempre y trabajar por el sector”.

Beatriz no sólo conoce a los hosteleros por su trabajo, su marido es también propietario de un bar en Pamplona y ha sufrido como el resto las consecuencias de la pandemia, quizás los momentos más duros en su puesto. “Han sido dos años difíciles, de retos continuados, pero yo siempre he sido una mujer valiente y trato de sacar alguna consecuencia positiva, en este caso desde lo personal el haber podido acercarme más a las personas asociadas, el conocerlas mejor y desde mi trabajo el constatar que se ha incrementado el sentimiento asociativo”.

Sin embargo, no oculta su preocupación: “Me gusta mucho lo que hago, me veo cómoda, a pesar de las dificultades que está viviendo este sector, porque como digo, la Asociación está muy fuerte pero el sector está muy débil, los próximos dos o tres años van a ser claves”.

Beatriz confía en la recuperación del sector y confía en las personas que trabajan en él: “las personas que se dedican a la hostelería son luchadoras incansables, hay mucho empeño por salir adelante, pero en estos dos años han cambiado muchas cosas, los hábitos de consumo, los hábitos de compra, los hosteleros y las hosteleras, ... todas las personas hemos cambiado”.

“Asko gustatzen zait egiten dudana, eroso ikusten dut neure burua, nahiz eta sektorea zailtasunak izaten ari dituen. Elkartea oso indartsu dago, baina sektorea oso ahul dago, datozen bizpahiru urteak funtsezkoak izango dira”

1997an emakume urduri eta borrokalari honek curriculum bat aurkeztu zuen ANAPEHen, Nafarroako Ostalaritza Enpresa Txikien Elkartean. Orduko Elkarteko arduradunekin elkarrizketa bat izan ondoren, hurrengo mende laurdenean bere lana izango zena lortu zuen, hainbat postutan.

“Gazte-gaztetatik argi nuen bi gauza gustatzen zitzaizkidala: ostalaritza eta publikoarekiko tratua. Ikasle nintzela asteburuetan Casa Tomas-en lan egiten nuen, San Martin Unx-eko jatetxe batean, zeinaren jabeak nire familiakoak baitira, hori izan zen nire lehen harremana ostalaritza munduarekin”.

ANAPEHen bere lana erakusmahaian hasi zen “ostalaritzan lan egiten duten pertsonekin harreman zuzena izaten, bazkideari arreta ematen eta harrera egiten, eta postu horri esker, gehien gustatzen zitzaizkidan bi gauzak batu nituen: ostalaritza eta jendea”.

Hemeretzi urtez Elkartean lan egin ondoren, idazkari nagusi izateko proposamena egin diote. “2016an izan zen, eta atsegin handiz onartu nuen, hainbeste denbora igaro ondoren sektorea oso ondo ezagutzen nuelako eta ekarpenak egin nitzakeela sentitzen nuelako. Orduz geroztik, beti ikasten joatea izan da, eta sektorearen alde lan egitea”.

Beatrizek ez ditu ostalariak bere lanagatik bakarrik ezagutzen, bere senarra Iruñeko taberna baten jabea ere bada eta gainerakoek bezala pandemiaren ondorioak jasan ditu, agian bere lanpostuko unerik gogorrenak. “Bi urte zail izan dira, erronka etengabekoak, baina ni beti izan naiz emakume ausarta eta ondorio positiboren bat ateratzen saiatzen naiz, kasu honetan arlo pertsonaletik elkartekideengana gehiago hurbildu ahal izatea, hobeto ezagutzea eta nire lanetik elkartze sentimendua areagotu egin dela egiaztatzea”.

Hala ere, ez du bere kezka ezkutatzen: “Asko gustatzen zait egiten dudana, eroso ikusten dut neure burua, nahiz eta sektorea zailtasunak izaten ari dituen; izan ere, esan dudan bezala, Elkartea oso indartsu dago, baina sektorea oso ahul dago, eta datozen bizpahiru urteak funtsezkoak izango dira”.

Beatrizek konfiantza du sektorea suspertzen, eta konfiantza du bertan lan egiten duten pertsonengan: “ostalaritzan aritzen diren pertsonak borrokalari nekaezinak dira, ahalegin handia egiten dute aurrera egiteko, baina bi urte hauetan gauza asko aldatu dira: kontsumo ohiturak, erosteko ohiturak, ostalariak,... pertsona guztiok aldatu gara”.

Descárgate el Libro