María Ángeles Rodríguez Reta

María Ángeles

Rodríguez Reta

Edad / Urte: 61 años

Hotel El Castillo

El Castillo Hotela

Localidad / Herria: Larraga

“Tengo un trabajo bonito, que me aporta. Ese trato con la gente de otras culturas, lugares... para mi tener un hotel es una apertura al mundo”

María Ángeles empezó en hostelería por casualidad, como muchas otras personas de este sector. “Teníamos un negocio que no funcionó y decidimos, mi marido y yo, abrir en Larraga un bar restaurante, yo tenía 29 años”. Allí estuvieron un tiempo, pero un giro del destino les llevó a regentar una discoteca en Las Palmas: “nos fuimos de vacaciones, estábamos un poco cansados y habíamos cogido a unas chicas para que levaran el bar; una vez allí vimos una discoteca en venta y sin pensarlo mucho, fue un poco locura, la compramos”.

La aventura duró un año. “Nos entró la islitis, estábamos como encerrados y mis hijos eran adolescentes, no querían vivir ahí”. La suerte llamó a su puerta en ese momento, “vino un señor que decía que necesitaba comprar la discoteca, era el momento justo, así que la vendimos, cogimos el dinero y nos volvimos a casa”.

A su regreso cogieron un bar de noche en Estella mientras decidían qué hacer. “Teníamos un terreno en Larraga y yo quería hacer algo ahí. Pensamos muchas cosas, desde hacer simplemente una casa a montar una bolera, pero al final terminó siendo un hotel, El Castillo de Larraga, donde seguimos”.

El cambio no fue sencillo “no tanto por gestionar el negocio como por el trato con la gente, cambia muchísimo como se interacciona en un bar o una discoteca a cómo se hace en un hotel, tienes que medir más, implica un saber estar”.

Otro aspecto que cambió con el hotel es la implicación en el negocio. “Pensábamos que iba a ser más relajado pero cuando tienes un bar cierras la persiana y te vas a casa, sin embargo en un hotel rural no te puedes desvincular tan fácil. Eres más dependiente, pero es un trabajo bonito, te aporta más a la vida. Ese trato con la gente, de otras culturas, lugares... para mi tener un hotel es una apertura al mundo”.

En cuanto al papel de la mujer en la hostelería para María Ángeles “es imprescindible, en la hostelería y en todo y ha evolucionado mucho: cuando teníamos nuestro primer bar si cotizaba el marido cubría a la mujer, pero te quedabas sin cotizar. Además te tenías que hacer cargo de los hijos, de la personas mayores de la familia... Nos hemos comido muchas horas y muchas veces de forma invisible, hemos hecho siempre mucho trabajo en la sombra”.

Además de hostelera María Ángeles es presidenta de ANAPEH. “Entré en la Junta y cuando se fue el anterior presidente me presenté yo y fui elegida presidenta, hace ya casi siete años”.

Para ella “el papel de presidenta va en función del equipo y el equipo que hay en ANAPEH y la Junta es espectacular, hemos hecho un conjunto que a mí me parece impresionante. Son gente que lucha de verdad, comprometida, que están donde deben estar. No se les puede pedir más, y me refiero tanto las personas que trabajan en la Asociación como a la Junta, que es muy activa y se presta a todo”.

“Lan polita dut, eta horrek ekarpena egiten dit. Beste kultura, leku batzuetako jendearekin tratua egitea…niretzat hotel bat izatea, mundura irekitzea da”

María Ángeles kasualitatez hasi zen ostalaritzan, sektore horretako beste pertsona asko bezala. “Funtzionatu ez zuen negozio bat genuen, eta senarrak eta biok erabaki genuen Larragan jatetxe bat irekitzea, nik 29 urte nituen”. Han egon ziren denbora batez, baina patuaren bira batek Las Palmasen diskoteka bat gobernatzera eraman zituen: “Oporretan joan ginen, nekatu samar geunden eta neska batzuk hartu genituen taberna altxa zezaten; behin han diskoteka bat ikusi genuen salgai, eta asko pentsatu gabe, erokeria bat izan zen, erosi egin genuen”.

Abenturak urtebete iraun zuen. “Islitisa sartu zitzaigun, giltzapetuta geunden eta nire semeak nerabeak ziren, ez zuten han bizi nahi·. Une hartan, zorteak atea jo zion, “diskoteka erosi behar zuela zioen gizon bat etorri zen, une egokia zen, beraz, saldu egin genuen, dirua hartu eta etxera itzuli ginen”.

Itzuli zirenean, Lizarran gaueko taberna bat hartu zuten, zer egin erabakitzen zuten bitartean. “Larragan lur sail bat genuen eta nik zerbait egin nahi nuen han. Gauza asko pentsatu genituen, etxe bat egitetik bolatoki bat muntatzera, baina azkenean hotel bat izan zen, Larragako El Castillo delakoa, eta han jarraitzen dugu”.

Aldaketa ez zen erraza izan, “ez hainbeste negozioa kudeatzeagatik, baizik eta jendearekiko tratuagatik, asko aldatzen da taberna edo diskoteka batean hotel batean egiten den moduari eragiten zaion bezala, gehiago neurtu behar duzu, egoten jakitea dakar”.

Hotelarekin aldatu zen beste alderdi bat negozioan inplikatzea izan zen. “Uste genuen lasaiagoa izango zela, baina taberna bat duzunean pertsiana itxi eta etxera joaten zara, baina landa hotel batean ezin zara hain erraz aldendu. Mendekotasun handiagoa duzu, baina lan polita da, bizitzari ekarpen handiagoa egiten dio. Beste kultura, leku batzuetako jendearekin tratua egitea…niretzat hotel bat izatea, mundura irekitzea da”.

Emakumeak ostalaritzan duen paperari dagokionez, Maria Angelesentzat “ezinbestekoa da ostalaritzan eta gauza guztietan, eta bilakaera handia izan du: gure lehen taberna genuenean, senarrak kotizatzen bazuen, emakumea babesten zuen, baina kotizatu gabe geratzen zinen. Gainera, zure gain hartu behar zenituen seme-alabak, familiako adinekoak... Ordu asko eta askotan modu ikusezinean jan dugu elkar, lan handia egin dugu beti itzalean”.

Maria Angeles ostalaria izateaz gain, ANAPEHko lehendakaria ere bada. “ Batzordean sartu nintzen eta aurreko lehendakaria joan zenean, ni aurkeztu nintzen eta lehendakari hautatu ninduten, duela ia zazpi urte”.

Berarentzat, “lehendakariaren papera taldearen eta ANAPEHen dagoen taldearen araberakoa da, eta Batzarra ikusgarria da, niri ikaragarria iruditzen zaidan multzoa egin dugu. Benetako borroka egiten duten pertsonak dira, konprometituak, egon behar duten tokian daudenak. Ezin

Descárgate el Libro