María Jesús Ayestarán Oquiñena

María Jesús

Ayestarán Oquiñena

Edad / Urte: 52 años

Hotel Ayestarán

Ayestarán Hotela

Localidad / Herria: Lekunberri

“Muchos clientes que llevan varias generaciones viniendo a nuestra casa y son parte de la familia, hemos ido a sus bodas y a sus funerales y han venido a los nuestros, el hotel es algo vivo”

El hotel Ayestarán abrió sus puertas en 1912, hace 110 años, de la mano de los abuelos de María Jesús y ha seguido en manos de la familia hasta ahora, tres generaciones después, con la cuarta de camino: “Siempre ha habido vocación de continuar con el negocio, hemos nacido aquí y hemos ayudado en casa desde pequeños, también la cuarta generación que ya está echando una mano, aunque son muy jóvenes y todavía es pronto para saber si continuarán”.

En el caso de María Jesús es además vocacional: “yo vivo, siento el hotel”.

Son muchos años de actividad en los que no sólo la familia sigue en el establecimiento “también muchos clientes que llevan varias generaciones viniendo a nuestra casa y son parte de la familia, hemos ido a sus bodas y a sus funerales y han venido a los nuestros, el hotel es algo vivo”.

Sus recuerdos se remontan a su infancia, cuando de pequeñas sus padres les mandaban a recoger papeles del jardín o a hacer pequeños trabajos que les iban metiendo en el negocio, hasta coger las riendas “muy poco a poco”. Siempre apoyada por mi familia y mis hermanos, que trabajan conmigo dándole vida a un edificio de piedra centenario.

Podría decirse que el Ayestarán es un hotel tradicional, pero no tanto. “Hemos mantenido muchas cosas, por ejemplo platos del restaurante que nuestros clientes tienen en su memoria y después de estar viniendo veinte, treinta, cincuenta años quieren volver a probar y rememorar otros tiempos”. Lo que sí han cambiado son las estancias, “antes los veraneos eran muy largos y podías mantenerte todo el año. Ahora no es así, hay vacaciones semanales, de cuatro días, de fin de semana”. Otro cambio importante han sido las nuevas tecnologías “nos hemos tenido que actualizar constantemente. Lo que has podido estudiar no tiene nada que ver con lo que ahora se demanda y se pide, sobre todo en la forma de transmitir.”

Cuentan además con una bonita iniciativa, los “Misterios”: “los empezamos porque con el centenario nos vestimos de época, el pueblo colaboró, volvimos a aquella época y pensamos en preparar unos misterios, escritos y adaptados a un escenario que ya teníamos: el hotel. Se trata de un juego en el que las personas que se alojan aquí tienen que desentrañar un asesinato. El primero lo hizo un guionista de teatro y a partir de ahí hemos ido creando una trama mezclada con la historia del hotel”.

¿Su filosofía? “Nosotros siempre tiramos para adelante, confiando en nuestro trabajo”.

“Bezero askok belaunaldi batzuk daramatzate gure etxera etortzen, eta familiako kide dira; haien ezkontzetara eta hiletetara joan gara, eta gureetara etorri dira; hotela gauza bizia da”

Ayestaran hotela 1912an ireki zuten, duela 110 urte, Maria Jesusen aitona-amonen eskutik, eta familiaren eskuetan jarraitu du orain arte, hiru belaunaldi geroago, laugarren bidea eginez: “Beti egon da negozioarekin jarraitzeko bokazioa, hemen jaio gara eta etxean txikitatik lagundu dugu, baita dagoeneko laguntza ematen ari den laugarren belaunaldia ere, nahiz eta oso gazteak diren eta oraindik goiz den jakiteko jarraituko duten”.

Maria Jesusen kasuan, gainera, bokaziozkoa da: “Ni bizi naiz, hotela sentitzen dut”.

Urte askotako jardueran, familiak ez ezik, establezimenduan ere jarraitzen du “bezero askok hainbat belaunaldi daramatzate gure etxera etortzen eta familiako kide dira, haien ezkontzetara eta hiletetara joan gara eta gureetara etorri dira, hotela gauza bizia da”.

Bere oroitzapenak haurtzarotik datoz, txikitan gurasoek lorategiko paperak biltzera edo lan txikiak egitera bidaltzen zintuzten negozioan sartzen joateko, gidaritza “oso pixkanaka” hartu arte. Beti nire familia eta nire anai-arrebeen babesarekin, nirekin egiten dute lan, mendeurreneko harrizko eraikin bati bizia emanez.

Esan liteke Ayestarán hotel tradizionala dela, baina ez hainbeste. “Gauza asko mantendu ditugu, gure bezeroek gogoan dituzten jatetxeko platerak adibidez, eta hogei, hogeita hamar, berrogeita hamar urte etorri ondoren, beste garai batzuk probatu eta gogoratu nahi dituzte”. Egonaldiak aldatu dira, “lehen udak oso luzeak ziren eta urte osoan iraun zenezakeen. Orain ez da horrela, asteko oporrak daude, lau egunekoak, asteburukoak”. Beste aldaketa garrantzitsu bat teknologia berriak izan dira, “etengabe eguneratu behar izan gara. Ikasi duzunak ez du zerikusirik orain eskatzen denarekin, batez ere transmititzeko moduan”.

Gainera, ekimen polita dute: “Misterioak”: “mendeurrenarekin batera garaiaz jantzi, herriak lagundu, garai hartara itzuli eta misterio batzuk prestatzea pentsatu genuen, idatziak eta lehendik genuen agertoki batera egokituak: hotelera. Joko horretan, hemen ostatu hartzen duten pertsonek hilketa bat argitu behar dute. Lehenengoa antzerki-gidoilari batek egin zuen, eta hortik aurrera, hotelaren historiarekin nahastutako trama bat sortu dugu”.

Bere filosofia? “Guk aurrera egiten dugu beti, gure lanean konfiantza izanez”.

Descárgate el Libro