Maritxu Erbiti Beloki

Maritxu

Erbiti Beloki

Edad / Urte: 55 años

Herriko Ostatua

Localidad / Herria: Etxaleku

“Empecé para probar y ya son 15 años, estoy encantadísima en mi pueblo y totalmente enganchada”

Maritxu regenta junto a su pareja la taberna de Etxaleku, la Herriko Ostatua, un trabajo al que en principio nunca pensó dedicarse. “Yo la verdad es que empecé de casualidad. Soy de Etxaleku, donde ha habido taberna de toda la vida. Soy administrativo, me dedicaba a otras cosas, pero los últimos que llevaban la taberna iban a dejarla, me preguntaron si me interesaba y en ese momento estaba en un periodo de mi vida en que necesitaba un cambio y dije ¿pues igual...?”.

Dijo sí, era 2007. “Empecé sin saber muy bien cómo llevarlo, pero hice cursos y para la cocina me ayudó mi ama, que me ha enseñado sobre todo a cocinar las cosas de casa, hago comida tradicional, como si fuera para mí”, una oferta en la que también caben chuletones. “Empecé para probar y ya son 15 años, estoy encantadísima en mi pueblo y totalmente enganchada”.

Uno de sus puntos fuertes es su parque de animales y su terraza, un lugar, tranquilo, fantástico con bonitas vistas que han adecuado para disfrute de los más peques. “Había una huerta, es una casa con una terraza preciosa con unas vistas maravillosas. Mi marido, que le encantan los animales, dijo ¿por qué no quitamos la huerta –tenemos otra en casa de la ama- y ponemos un parque con animales para que jueguen los niños? Ahora hay un montón de animales y tenemos también un poni con una carreta que ponemos en primavera y verano para pasear con los niños”.

Los últimos años de pandemia han sido de incertidumbre y desazón. “He ido como un barco a la deriva. Al principio, con el primer cierre pensé ¡qué bien tres meses de vacaciones! pero luego cada vez peor, una sensación de injusticia, lo hemos llevado muy mal. Ahora poco a poco se va resolviendo y estoy con muchas ganas de que se normalice todo. Yo soy bastante optimista, espero que de aquí en adelante vaya todo bien”.

“Probatzeko hasi nintzen, eta 15 urte dira jada. Oso pozik nago nire herrian, eta erabat lotuta”

Maritxuk, bere bikotekidearekin batera, Etxalekuko taberna, Herriko Ostatua, gobernatzen du, lan horretan aritzea ez zuen inoiz pentsatu. “Ni, egia esan, kasualitatez hasi nintzen. Etxalekukoa naiz, eta bertan betidanik taberna egon da. Administraria naiz, beste gauza batzuetan aritzen nintzen, baina taberna zeramaten azkenek utzi egingo zuten, ea interesatzen zitzaidan galdetu zidaten, eta une horretan nire bizitzako garai batean nengoen, aldaketa bat behar nuen, eta esan nuen: ba, agian...?”

Bai esan zuen, 2007a zen. “Nola eraman oso ondo jakin gabe hasi nintzen, baina ikastaroak egin nituen eta sukaldaritzarako nire amak lagundu zidan, batez ere etxeko gauzak prestatzen irakatsi dit, janari tradizionala egiten dut, niretzat balitz bezala”, eta eskaintza horretan txuletoiak ere sartzen dira. “Probatzeko hasi nintzen, eta 15 urte dira jada. Oso pozik nago nire herrian, eta erabat lotuta”.

Bere indarguneetako bat bere animalia parkea eta terraza dira, leku lasai, zoragarria, txikienen gozamenerako egokiak izan diren ikuspegi ederrekin. “Baratze bat zegoen, terraza eder bat duen etxe bat da, ikuspegi zoragarriekin. Nire senarrak, animaliak maite baititu, esan zuen: zergatik ez dugu baratzea kentzen – amaren etxean beste bat dugu – Eea animaliekin parke bat jartzen dugu haurrek jolas dezaten? Orain animalia asko daude, eta poni bat ere badugu, udaberrian eta udan jartzen dugun gurdi batekin, haurrekin paseatzeko.”

Pandemiaren azken urteak ziurgabetasuna eta egonezina izan dira. “Jitoan doan ontzi bat bezala joan naiz. Hasieran, lehenengo itxierarekin, pentsatu nuen, zein ongi hiru hilabeteko oporrak! Baina gero eta okerrago, bidegabekeria sentsazio bat, oso gaizki eraman dugu. Orain pixkanaka konpontzen ari da, eta dena normalizatzeko gogo biziz nago. Ni nahiko baikorra naiz, espero dut hemendik aurrera dena ondo joatea”.

Descárgate el Libro