Rosa Galán Calero

Rosa

Galán Calero

Edad / Urte: 49 años

Chez Belagua

Localidad / Herria: Pamplona / Iruña

“Llevo 33 años trabajando en hostelería y he podido ver la evolución que hemos hecho las mujeres. Cuando empecé la anterior generación ya estaba dando pasos y ahora puedo decir que el cambio es brutal”

Rosa comenzó a trabajar siendo muy joven, con sólo 16 años. “Mi primer trabajo fue en una tasca en Cizur, los fines de semana. Era muy muy joven y lo cogí por ganar algún dinero mientras estudiaba, pero me enganché, vi que era a lo que quería dedicarme y me quedé en esta profesión para siempre”.

“Tenía una verdadera inquietud por este trabajo, por formarme. Fui pasando por muchos sitios, aprendiendo al principio de manera autodidacta, pero teniendo claro que era un mundo en el que se podía crecer. Cuando consideras un trabajo como tu verdadera profesión pones en él toda tu energía”.

Su labor en hostelería ha estado siempre en la atención al público, como camarera y como jefa de sala, trabajos en los que “puedes hacer las cosas con muchísimo gusto, dedicación, cariño”. “La hostelería es un trabajo que si tienes inquietud te permite ser muy polivalente: desarrollar trabajo en la cocina, en barra, en sala. Cuando te toca ya ser responsable de un equipo, supervisar, los conocimientos son muy importantes. Cuando tienes que exigir, que dar alma a tu negocio, desde la cocina a la sala todo esto es importante”.

Rosa apostó por la formación en el mundo del vino, “ser sumiller ha hecho que pueda aportar algo diferente al negocio”. Tras once años al frente de la sala en Chez Belagua piensa que su relación con el vino da un plus a su trabajo: “Empecé por querer dar a los clientes otro tipo de vinos, de pequeños productores, cosas pocos conocidas y acercar el vino a Pamplona, creo que lo hemos conseguido. Con vinos accesibles que nos son prohibitivos y súper bien elaborados”.

También sabe qué significa ser mujer en hostelería. “Llevo 33 años trabajando en hostelería y he podido ver la evolución que se ha dado en este sentido. Cuando empecé la anterior generación ya estaba dando pasos y ahora puedo decir que el cambio es brutal. Hemos pasado de trabajar sin contrato, sin vacaciones, casi sin un día de fiesta, de cobrar menos una camarera que un camarero... he vivido todo eso”.

“33 urte daramatzat ostalaritzan lanean, eta emakumeok izan dugun bilakaera ikusi ahal izan dut. Aurreko belaunaldia hasi nintzenean pausoak ematen ari nintzen, eta orain esan dezaket aldaketa izugarria dela”

Rosa oso gazte zela hasi zen lanean, 16 urte besterik ez zituela. “Nire lehen lana Zizurko taberna batean izan zen, asteburuetan. Oso gaztea nintzen eta ikasten ari nintzela diru pixka bat irabazteagatik harrapatu nuen, baina lotu egin nintzen, horretan aritu nahi nuela ikusi nuen, eta lanbide honetan geratu nintzen betiko”.

“Benetako interesa nuen lan honetan, prestakuntzan. Leku askotatik igaro nintzen, hasieran modu autodidaktan ikasiz, baina argi izanda mundu horretan hazteko aukera zegoela. Lan bat zure benetako lanbidetzat hartzen duzunean, zure energia guztia jartzen duzu bertan.”

Ostalaritzan, beti egon da jendearen arretan, zerbitzari gisa eta aretoko buru gisa. Lan horietan,” gauzak gustu, dedikazio eta maitasun handiz egin ditzakezu”. “Ostalaritza oso balioaniztuna izateko aukera ematen dizun lana da: sukaldean, barran, aretoan lan egitea. Talde baten arduradun izatea eta gainbegiratzea dagokizunean, ezagutzak oso garrantzitsuak dira. Eskatu behar duzunean, zure negozioari arima eman behar diozunean, sukaldetik aretora, hori guztia garrantzitsua da.”

Rosak ardoaren munduko prestakuntzaren aldeko apustua egin zuen, “Sommelier izateak negozioari ekarpen desberdina egitea eragin du”. Hamaika urtez Chez Belaguako aretoaren aurrean egon ondoren, uste du ardoarekin duen harremanak plus bat ematen diola bere lanari: “Bezeroei beste ardo mota batzuk, ekoizle txikiak eta gauza gutxi ezagunak eman nahi nizkielako hasi nintzen, eta ardoa Iruñera hurbildu genuen, uste dut lortu dugula. Ardo eskuragarriekin, debekagarriak eta oso ondo egindakoak”.

Ostalaritzan emakume izateak zer esan nahi duen ere badaki. “33 urte daramatzat ostalaritzan lanean, eta ildo horretan izan den bilakaera ikusi ahal izan dut. Aurreko belaunaldia hasi nintzenean pausoak ematen ari nintzen eta orain aldaketa izugarria dela esan dezaket. Kontraturik gabe, oporrik gabe, ia jaiegunik gabe, zerbitzari bat zerbitzari emakume bat zerbitzari gizon bat baino gutxiago kobratzetik... hori guztia bizi izan dut”.

Descárgate el Libro