Hostelería. Suma y sigue – Ostalaritza. Batu eta jarraitu.

Desde el primer momento de la pandemia la hostelería se ha comportado de manera ejemplar. Fuimos los primeros en cerrar, muchos establecimientos antes incluso de que se decretara el Estado de Alarma. Nos formamos en protocolos de seguridad adelantándonos a las normativas. Aplicamos medidas de distanciamiento, uso de mascarillas, geles hidroalcohólicos, virucidas y desinfectantes. Hemos tenido que actuar frente a la clientela como educadores e incluso policías. Pero parece que todo esto no basta.

Llevamos semanas aceptando unas restricciones que para nada han contribuido a controlar y reconducir los contagios en Navarra, entendiendo que además estas medidas no están siendo eficaces. Sin embargo, la solución que nos proponen desde las instituciones pasa por limitar más los horarios al sector de la hostelería, prohibir determinadas actividades, controlar lo que pueden hacer los clientes… cuando lo cierto es que el problema lo seguimos teniendo con el ocio no controlado y en reuniones que nada tienen que ver con el sector hostelero. Brotes en entornos familiares o botellones son los que están llevando la pandemia de nuevo a avanzar, mientras que en los establecimientos hosteleros las medidas de control de aforos y protocolos de seguridad contribuyen a tener más controlada la situación.

Todo ello nos lleva a la Asociación de Pequeños Empresarios de Hostelería, ANAPEH, a planteamos la preparación de acciones legales frente a estas medidas. Acciones justificadas por:

– El trato desigual en las medidas que se adoptan en cuanto al ocio nocturno entre un tipo de locales y otros, lo que supone un agravio comparativo.

– El daño causado al haber anunciado en rueda de prensa unas medidas y finalmente aprobar otras, como ha ocurrido con los bares especiales. Declaraciones de este tipo provocan el alejamiento de la clientela.

–    Restringir nuevamente 2 horas el horario de cierre de los locales afectando a toda la hostelería, además de al ocio nocturno. Las nuevas medidas establecen el cierre a la 01:00 h, pero no se pueden atender clientes nuevos a partir de las 12:00 h, es como si te cerrasen a las 12h.

A estos puntos hay que añadir el daño que va a causar la prohibición de fumar en espacios al aire libre que afectará sin duda a las terrazas, ya que no se podrá garantizar la distancia mínima exigida de 2 metros entre clientes. Siendo precisamente las terrazas las que están ahora mismo salvando la temporada en muchos de los locales de hostelería.

En definitiva, más medidas injustas y desproporcionadas que una vez más muestran a la hostelería como la culpable y como tal es la que tiene que pagar.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar