Restaurante Donamariako Benta

“Encanto, magia y deleite del paladar. Buena calidad. Visita imprescindible.”

Así mismo lo definen sus clientes.

El Restaurante Donamariako Benta, es el rincón ideal para deleitarse con una cocina con #saboratradición

DONAMARIAKO BENTA, RESTAURANTE

Dirección:
Barrio de Las Ventas, 4 – 31750 (Donamaria)

Teléfono: 948 45 07 08

Correo electrónico: info@donamariko.com

Facebook: /Donamariakobenta

Primeros

Crema de champiñones con dados de mouse de oca.

Tostada con tartar de pimientos asados y lomo de ciervo.

Caprichos de Donamaria con salsa cazadora.

Pochas de la ribera.

Piquillos asados con tierra de morcilla y yema de huevo.

Crujiente de gallina con salsa chipotle.

Hojaldre de puerro ,foie y manzana caramelizada.

Segundos

Paloma al estilo tradicional con calabaza asada.

1/2 perdiz guisada en Chardonnay sobre arroz “Marisma”.

Perdiz entera guisada extra 5 euros .

Solomillo de jabalí con salsa Oporto y peras.

Escalope de euskal txerri con crema de hongos.

Solomillo de vaca con salsa pimienta negra y patatas.

Buñuelos de bacalao con pimientos asados.

Chipirones a la plancha con arroz Basmati.

Lubina a la plancha con guindillas

Postres

Frambuesa –yogurt-menta.

Helado de manzana asada con tejas de nuez

Leche frita de avellana

Phosquitos caseros con helado.

Tiramisu al estilo Donamaria.

Queso de oveja con dulce.

 

32€ + iva

Primeros

Crema de calabaza con queso feta.

Arroz cremoso de setas y trigueros con aceite de ajo negro.

Tostada de tomate y calabacin con mozarella.

Ensalada de pollo frito y frutos secos.

 

Segundos

Bacalao ajoarriero con yema de huevo ecológico.

Creps rellenos de langostinos y puerros con salsa de cebolla.

Muslo de pato confitado con compota de manzana.

Taco de cerdo a baja temperatura y salsa agridulce.

Postres

Gofres caseros con helado y chocolate caliente.

Natilla de manzana con helado de avellana

Bizcocho de calabaza y canela.

Samingoxo (crema de limón )

 

20€ + iva

Donamariako Benta

Crema de guisantes frescos con virutas de jamón

Ingredientes:

  • 2 cebollas medianas
  • 2 calabacines medianos y pelados
  • 1 diente de ajo
  • 1 kilo de guisantes ya pelados
  • 1 ½ litro de caldo de pollo
  • Sal y pimienta

Pequeño relato

Mientras la abuela ponía las cebollas en rodajas y el calabacin a pochar tenianos 15 minutos para desgranar el montón de guisantes que había traído el abuelo en la caja de madera.

3-2-1….—ya!!!!!!!!!! debíamos ser más rápidos.

Si ganábamos podíamos ir a pescar y sino a estudiar. Normalmente nos sobraba algún minuto.

Una vez pochada la verdura introducía los guisantes y rápidamente  el caldo de pollo. Mi madre cuando hace la receta de la abuela usa una batidora pero mi abuela usaba un colador y con ayuda de un cazo aplastaba la verdura hasta que dejaba solo la piel.

La piel es todo fibra y mi abuela lo incluía en la tarta de zanahoria.” Aquí no se desperdicia nada” nos recordaba. Y nos prometía mantener el secreto a mi abuelo ,pues no le vendría mal.

Una vez sentados a cenar ,en cuanto metíamos la primera cucharada ,el silencio se hacía para capturar todos los sabores. Una vez la cuchara no tenía nada más que rascar empezábamos a comentar como había ido la pesca.


Elaboración

1º Paso: Colocar la ensalada fresca en una fuente.

Para el aliño mezclaremos medio yogur, misma medida de mahonesa, aceite, vinagre, sal y un poco de mostaza.


2º Paso: Para los garbanzos a falta de fuego de leña, en una surten a fuego fuerte saltear los garbanzos. Un poco de mantequilla por encima ayudara a tener un tostado mas crujiente.


3º Paso: Los garbanzos una vez templados los colocaremos sobre la lechuga y aliñaremos al gusto.

Es una receta sencilla, pero mi madre, mis tíos y tías aprendieron a hablar con los garbanzos solo cuando estaban fritos.

Canelones de hongos con salsa de cebolla

Que caminara con 2 bastones y despacito no era motivo para parar a mi abuela.Subía colinas y cruzaba prados con tal de llegar al robledal que nos regalaría unos BOLETUS EDULIS.

Cuando encontraba un hongo te acercabas rapidamente para recogerlo y te paraba en seco, cual tortuga ninja con los bastones.
Era suyo y ella lo cocinaria con cariño para todos.

Un poco de aceite en la sartén con 2 ajos cortados en muy pequeño, y antes de dorarse iremos laminando los hongos encima de la sartén para que vayan despacio uniéndose los ingredientes. Añadimos 150 gr de harina tamizada y 50 gr de mantequilla templada .Remover e ir añadiendo leche mientras movemos hasta conseguir una masa homogénea (Bechamel).
Una vez templado introducir la masa en una manga pastelera e ir rellenando el canelones.
Pondremos en una fuente una cama de cebollas laminadas y caldo de carne hasta cubrir la cebolla .Poner los canelones rellenos encima y añadir un poco de nata y un poco de queso de gratinar.
Despues de 20-25 minutos retiraremos los canelones a un nuevo recipiente y con lo que tenemos en la bandeja ,batiremos y esta sera nuestra salsa de cebolla.
Para la presentación puedes poner unas castañas caramelizadas o hierbas aromáticas.
Esta vez no os pondré cantidades pues en una buena bechamel lo más importante es saber realizar una masa líquida en apariencia pero empezando a tener consistencia en la cuchara de madera cuando se enfria.
Para cualquier duda info@donamariako.com


Elaboración

1º Paso: Colocar la ensalada fresca en una fuente.

Para el aliño mezclaremos medio yogur, misma medida de mahonesa, aceite, vinagre, sal y un poco de mostaza.


2º Paso: Para los garbanzos a falta de fuego de leña, en una surten a fuego fuerte saltear los garbanzos. Un poco de mantequilla por encima ayudara a tener un tostado mas crujiente.


3º Paso: Los garbanzos una vez templados los colocaremos sobre la lechuga y aliñaremos al gusto.

Es una receta sencilla, pero mi madre, mis tíos y tías aprendieron a hablar con los garbanzos solo cuando estaban fritos.

Sopa de Gallina a Fuego Lento

Ingredientes:

  •  gallina
  • 300 gr carne de morcillo
  • 1 hueso de cañada
  • 3 zanahorias
  • 2 puerros medianos
  • 1 cebolla
  • 1 hoja de laurel
  • sal y 10 bolas de pimienta
  • 6 hebras de azafrán
  • 1 rebanada de pan de Saldias por comensal
  • pizca de pimentón de la vera picante


Elaboración

1º Paso: Poner a cocer durante unas dos horas la carne con la verdura. Añadir la sal y la pimienta junto con el laurel.


2º Paso: Una vez pasado el tiempo se retiran todos los ingredientes y se desmenuza la carne. Se prueba y se rectifica el caldo, poniéndolo otra vez al fuego. Se tuesta ligeramente el azafrán y se agrega. Cocer el conjunto durante unos cinco minutos y se añade la carne.


3º Paso:  Lo serviremos muy caliente bañando totalmente el pan de hogaza.

Agregar una pizca de pimentón al gusto.

¡Buen provecho!.

Ensalada de garbanzos fritos

Ingredientes:

  • garbanzos
  • agua
  • ensalada fresca
  • 1/2 yogur
  • mahonesa
  • aceite
  • vinagre
  • sal
  • mostaza
  • mantequilla

Pequeño relato

Mi abuelo parecía que hablaba solo, pero en realidad hablaba con todo lo que crecía en la tierra. Hablaba con los guisantes, los puerros, las lechugas y hasta con los tomates…. Les hablaba mientras los plantaba y les pedía que crecieran fuertes para que pudieran alimentar a toda la familia.

Mi abuela le decía que no le escuchaban, pero él seguía a lo suyo mientras me guiñaba el ojo e insinuaba que ella no le entendía.

Pero había una excepción: Los garbanzos.

Los garbanzos los introducía en un bote limpio con agua de lluvia y esperaba a que en el transcurso de unos días, sobresaliera la raíz. Cuando a finales de abril los recogía de la planta, los retiraba a secar. Pasados los meses mi abuela los cocinaba en una olla a fuego lento y durante varias horas plo-plo-plo…quedaban tiernos.

Entonces los retiraba del caldo, y los ponía en una sartén de hierro al fuego de la chimenea con un poco de mantequilla. Y los escuchaba friéndose en la sartén y los observaba mientras cogían un tono tostado. Ya era hora de hablarles, se sentía algo nervioso, pero era el mayor placer para el paladar de mi abuelo.

Como entenderéis yo también aprendí a hablar con los garbanzos fritos.


Elaboración

1º Paso: Colocar la ensalada fresca en una fuente.

Para el aliño mezclaremos medio yogur, misma medida de mahonesa, aceite, vinagre, sal y un poco de mostaza.


2º Paso: Para los garbanzos a falta de fuego de leña, en una surten a fuego fuerte saltear los garbanzos. Un poco de mantequilla por encima ayudara a tener un tostado mas crujiente.


3º Paso: Los garbanzos una vez templados los colocaremos sobre la lechuga y aliñaremos al gusto.

Es una receta sencilla, pero mi madre, mis tíos y tías aprendieron a hablar con los garbanzos solo cuando estaban fritos.

Espárragos naturales con queso Cambonzola y avellanas caramelizadas

Ingredientes:

  • esparragos blancos calibre grueso 170gr por ración
  • 50 gr queso Cambonzola
  • 5 avellanas caramelizadas
  • Sal mandon con carbón vegetal
  • Aceite


Elaboración

1º Paso:  Cocción de los espárragos a baja temperatura 80 grados 1 hora con unas gotas de aceite oliva virgen extra.


2º Paso:  Elaboración de la salsa: 

10 tallos de espárragos cocidos con caldo de ave, dejar cocer durante una aproximadamente.


3º Paso:   Colar el caldo y añadirle un chorro de nata con sal y pimienta. Dejar reducir hasta obtener la consistencia deseada y emplatar.

Leche Frita de Avellanas

Ingredientes:

  • 1 litro de leche
  • 200 gr de azúcar
  • 100 gr de maizena
  • 1 cucharada sopera de crema de avellana


Elaboración

-Aitona , aitona…yo también quiero dar golpes con el martillo…
-No es dar golpes ,dañariamos las avellanas .Es un toque preciso y con fuerza medida para no dañar el interior…..La amona va ha hacer “leche frita de avellanas.”
-Yo le doy ,yo le doy- Mikel a lo suyo.
-¿Como has dicho ? leche frita ! eso no se puede hacer….-reacciono Mikel.
-Pelamos 200 gramos de avellanas y se las llevamos a la amona. Le ayudaremos a preparar el postre para la cena y de paso aprendes a cocinar un poco .Los niños de hoy en día por miedo a que os cortéis , queméis…..no os acercáis a las cocinas . Cocinar y comer bien deberían ser asignatura obligatoria de la escuela.
-Eso molaría aitona……

Puso a hervir ¾ de la leche con el azúcar y la crema de avellana. Con una cuchara de
madera le dejo a Mikel que revolviera despacio y de forma armoniosa( debe ser cuando la leche no se asusta de tanto meneo ) .
Por otro lado el aitona tenia que unir la maizena con el resto de la leche fría.
Debe ser importante que mi mezcla caliente se una a poquitos en la mezcla del aitona y dejar que cueza un poco hasta conseguir cierto espesor, y vertiendo en un molde dejar reposar 24 horas.
Pasadas las horas, el aitona me ha recordado que quedaba pendiente terminar las leche fritas antes de ir a jugar. Manos a la obra.
cortar en cuadrados la masa, harina ,huevo y freír …harina ,huevo y freír …y volver a dejar reposar y enfriar.
La amona a espolvoreado una con canela y otra con chocolate para mi amiga Nahia.

Envuelta en servilleta nos las hemos comido a escondidas.

Ummmm … Buenísimas.

“A mi me parece una patata Matutano gigante!!!!!!”

Me hizo reir con ganas …..nos miramos y nos fuimos corriendo hacia los montículos de la huerta de esparragos de mi abuelo.

Era primavera y el calor nos pedía un chapuzón. Detrás de la huerta pasaba un río en invierno y primavera y  el mismo se convertía en  riachuelo los meses de verano y otoño.

Cerca del agua vimos unos esparragos trigueros y nos quedamos pensando por que creciendo tan cerca y siendo de la misma familia eran tan diferentes los esparragos blancos y los trigueros.

-Luego le preguntaremos al abuelo…

La respuesta fue sencilla para que la entendiéramos fácilmente.

“ Miraros vosotros dos-dijo el abuelo- siendo de la misma familia , de la misma edad ,igual de listos que de gamberros ….juan tu eres bien moreno y Carmen tu eres bien pálida.

Y como los espárragos, los dos sois la mar de buenos”.

“Mi pequeña, abrígate y sal a jugar . – me decía mi amona mientras le observaba como iba echando los granos de pimienta en la sopa.

Uno ,dos ,tres…hasta diez. Como contaba yo para que mis amigas se escondieran entre las casas de piedra del pueblo, para que las encontrara.

“Pequeñaaaaaa ,    a comer.”

– Entraba en la cocina cansada y hambrienta y me sentaba cerca  del fuego bajo para entrar en calor por fuera, por dentro me calentaba con la sopa que toda la mañana llevaba en ebullición e impregnaba con su olor toda la cocina.

“Pequeña, toma esta sopa te mantendrá bien fuerte”

Esta deliciosa, Amona.

Categories : La cocina de la abuela

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar