A todos los hosteleros y hosteleras: Hay que seguir peleando- Borrokan jarraitu behar dugu.

Está a punto de cumplirse el primer año de pandemia, un annus horribilis en el que el sector hostelero ha sufrido cierres y restricciones, pero que también ha servido para demostrar que uniendo nuestras fuerzas se pueden conseguir muchas cosas y que, aunque no se consigan todos los objetivos, se pueden alcanzar éxitos en muchas cuestiones que contribuyen a paliar, aunque sea en parte, algunos de los daños causados por las medidas que tan injustamente se nos han aplicado.

Cuando todo esto comenzó pensamos que las medidas quizá se alargaran más de los quince días previstos, que quizá podrían llegar a un mes de cierres. Hoy no sólo sabemos que esto no fue así, sabemos también que el camino que nos queda por delante será duro y difícil. No nos hacemos ilusiones. Sabemos que será largo y sabemos también que lo que podamos conseguir tendremos que conseguirlo luchando, presionando, trabajando duro sin dejar que el desánimo nos venza.

Sabemos que muchas personas del sector se sienten impotentes, desesperadas, pero para ANAPEH esas palabras no caben, no pueden caber. No podemos dejar de pelear porque, aunque no se ha conseguido lo más importante: que las indemnizaciones (por favor, no les llamen “ayudas”) llegaran a todo el mundo de manera suficiente y que estas compensaran las pérdidas en los negocios y los empleos; sabemos también que lo que se ha conseguido lo ha sido gracias a la presión ejercida, a la movilización de todas las personas que trabajan y emprenden en este sector. Y debemos seguir haciéndolo, porque pese a todas las dificultades el objetivo sigue siendo el mismo, y conseguiremos más cuanto más se demuestre que este sector no está conforme y mayor sea la movilización.

Nuestra reivindicación es muy clara: si nos cierran, deben compensar ese cierre y esa indemnización debe llegar a todas las personas autónomas, trabajadoras y empresas.

No hemos conseguido todos nuestros objetivos, pero sí hemos logrado alcanzar algunos. Se han conseguido moratorias para los ICOs solicitados en marzo y abril por nuestras empresas  y moratorias en el pago de las hipotecas para el sector turístico. Se han logrado prestaciones por cese de actividad para los autónomos, bonificaciones en las cuotas, exoneraciones de la cuota social en los ERTEs de nuestros trabajadores y la exención del pago del IAE a partir de 2021. Se han logrado implantar medidas fiscales que han permitido reducciones de hasta un 40% en los pagos de IVA e IRPF para todas aquellas empresas que tributan por módulos. Y se ha conseguido crear una primera línea de ayudas en diciembre pasado de 20 millones, con el pesar de que no ha llegado a todos y en la que incluso 6,5 millones han quedado sin repartir.

Todo esto se ha logrado porque se ha presionado desde ANAPEH y otras asociaciones y organizaciones empresariales y porque se ha contado con el apoyo, el aliento y la participación de miles de personas que se han movilizado, han salido a la calle, han escrito en las redes sociales y en los medios y han hecho oír su voz

Por eso no podemos parar, por eso necesitamos que todas y todos sigáis ayudándonos. Cada semana tenemos reuniones con distintas instituciones, ayuntamientos, consejerías y a ellas vamos con la fuerza que nos dais, seguimos adelante porque sabemos que estáis ahí y porque sabemos que el trabajo que llevamos desarrollando desde aquel fatídico marzo de 2020 da frutos. Quizás no todos los que desearíamos, pero los da y los seguirá dando en la medida en que todos y todas sigamos ahí. Y esta semana es clave, porque es probable que se anuncie una nueva línea de indemnizaciones al sector, que serán insuficientes y que es probable que no llegue a todos. Eso es probable, pero lo que es seguro, tendremos que continuar trabajando, peleando, presionando, saliendo a la calle si es necesario. Y por supuesto continuando con la iniciativa de presentar por parte de las empresas las oportunas reclamaciones patrimoniales frente al Estado y frente al Gobierno de Navarra para reclamar judicialmente lo que por justicia nos corresponde.

Sabemos que es difícil, que la situación nos está dejando al borde del KO, pero debemos seguir resistiendo y peleando por nuestros derechos, nuestras empresas, nuestras familias y por todas las personas que trabajan con nosotras y cuyas vidas penden de un hilo.

. . . .

Pandemiaren lehen urtea betetzear dago. Annus horribilis horretan ostalaritzak itxiturak eta murrizketak izan ditu, baina, era berean, gure indarrak elkartuta gauza asko lor daitezkeela frogatzeko balio izan du, eta, helburu guztiak lortu ez arren, arrakastak lor daitezkeela hainbat gaitan, neurri batean bada ere, hain bidegabe aplikatu zaizkigun neurriek eragindako kalte batzuk arintzen laguntzen baitute.

Hori guztia hasi zenean, uste genuen neurriak aurreikusitako hamabost egun baino gehiago luzatuko zirela agian, eta baliteke hilabete bat ixtea. Gaur badakigu hori ez zela horrela izan, eta badakigu, halaber, aurretik geratzen zaigun bidea gogorra eta zaila izango dela. Ez dugu ilusiorik sortzen. Badakigu luzea izango dela, eta badakigu, halaber, lortu ahal duguna borrokatuz, presioa eginez eta gogor lan eginez lortu beharko dugula, etsipenak mendeku hartu gabe.

Badakigu sektoreko jende asko ez dela indartsu sentitzen, etsita, baina ANAPEH-rentzat hitz horiek ez dute lekurik, ezin dira sartu. Ezin dugu alde batera utzi, garrantzitsuena lortu ez bada ere: kalte-ordainak (mesedez, ez deitu “laguntza”) mundu osora behar bezala iristea eta horiek negozioetan eta enpleguetan izandako galerak konpentsatzea; badakigu, halaber, lortu dena egindako presioari, sektore horretan lan egiten eta lanean ari diren pertsona guztien mobilizazioari esker lortu dela. Eta hala izaten jarraitu behar dugu, zailtasunak zailtasun, helburua bera baita oraindik ere, eta are gehiago lortuko dugu zenbat eta gehiago frogatu sektore hori ez dagoela konforme eta zenbat eta handiagoa izan mobilizazioa.

Gure erreibindikazioa oso argia da: ixten bagaituzte, itxiera hori konpentsatu behar dute eta kalte-ordain hori pertsona autonomo, langile eta enpresa guztietara iritsi behar da.

Ez ditugu lortu gure helburu guztiak, baina lortu ditugu batzuk. Martxoan eta apirilean gure enpresek eskatutako ICOen luzamenduak eta sektore turistikorako hipoteken ordainketan luzamenduak lortu dira. Autonomoentzako jarduera uzteagatiko prestazioak lortu dira, kuotetako hobariak, gure langileen kuota sozialaren salbuespenak eta 2021etik aurrera JEZa ordaintzetik salbuestea. Moduluka tributatzen duten enpresa guztiei BEZaren eta PFEZaren ordainketak %40raino murrizteko aukera eman dieten neurri fiskalak ezartzea lortu da. Eta abenduan 20 milioiko lehen laguntza-ildo bat sortzea lortu da, nahiz eta ez den denengana iritsi eta 6,5 milioi banatu gabe geratu diren.

Hori guztia lortu da ANAPEHek eta beste elkarteek eta enpresa-erakundeek presioa egin dutelako, eta mobilizatu diren, kalera atera diren, gizarte-sareetan eta hedabideetan idatzi duten eta beren ahotsa entzunarazi duten milaka lagunen laguntza, adorea eta parte-hartzea izan delako.

Horregatik ezin gara gelditu, horregatik behar dugu guztiok elkar laguntzea. Astero bilerak izaten ditugu hainbat erakunde, udal eta sailekin, eta horiei ematen diguzuen indarrarekin joaten gara; aurrera jarraitzen dugu, badakigulako hor zaudetela eta badakigulako 2020ko martxotik egiten ari garen lanak fruituak ematen dituela. Agian, nahi genituzkeen guztiak ez, baina denak hor jarraitzen dugun heinean ematen ditu eta ematen jarraituko du. Eta aste hau gakoa da, litekeena baita sektoreari kalte-ordainak emateko lerro berri bat iragartzea, eta litekeena da nahikoa ez izatea eta denengana ez iristea. Hori litekeena da, baina, lanean jarraitu beharko dugu, borrokan, presioa egiten, beharrezkoa bada kalera irteten. Eta, jakina, enpresek Estatuaren eta Nafarroako Gobernuaren aurrean bidezko diren ondare-erreklamazioak aurkezteko ekimenarekin jarraitzen dugu, justiziaz dagokiguna judizialki erreklamatzeko.

Badakigu zaila dela, egoera KOren ertzean uzten ari zaigula, baina gure eskubideak, gure enpresak, gure familiak eta gurekin lan egiten duten eta beren bizitzak haritik zintzilik dituzten pertsona guztiengan baitaude.