ANAPEH Ante el fin de las restricciones – Murrizketen amaieren aurrean

El anuncio que ayer hizo el Gobierno de Navarra eliminando las restricciones en hostelería ha supuesto para el sector un gran alivio, al ver por fin la salida a un periodo de 19 meses de cierres y grandes limitaciones en el ejercicio de nuestro trabajo.

Sin embargo, aún teniendo en cuenta ese gran alivio y esa “alegría” inicial al conocer la noticia, es necesaria una reflexión más profunda que lleve a las instituciones a no perder de vista el hecho de que este sector ha sido duramente castigado, viéndose impedido a desarrollar su labor durante demasiado tiempo, con medidas mucho más restrictivas que las impuestas a otros sectores de actividad.

Una travesía por el desierto que ha generado graves afecciones a muchísimas empresas de nuestra Comunidad con consecuencias que van a ser duraderas en el tiempo y que no van a desaparecer de un día para otro.

La hostelería es un sector hoy en día en gran medida descapitalizado. A pesar de las dos líneas de ayudas y de una tercera todavía por llegar, las encuestas realizadas por ANAPEH al sector, que ha contado con un alto índice de respuesta, muestran que muchas personas empresarias hosteleras han echado mano de sus ahorros para poder transitar por la crisis del Covid sin cerrar sus negocios y que las ayudas no llegan a cubrir las pérdidas ocasionadas. Muestran también que muchas personas que antes trabajaban en el sector hostelero han trasladado su actividad a otros sectores al no encontrar alternativas de trabajo durante 19 meses, lo que hace que en un futuro próximo pueda haber un problema al no encontrar personas que ocupen puestos de trabajo necesarios para desarrollar la actividad hostelera. Muestran además cambios en los hábitos de la clientela que no se sabe bien en este momento si se mantendrán o no, alterando la actividad hostelera tal y como la conocíamos antes de marzo de 2020, cambios a los que habrá que ir adecuándose si el tiempo confirma la tendencia actual, con adelantos de horarios y preferencia de las personas por el vermú y el tardeo, frente a la noche y las cenas. Cambios que han trasladado el ocio de la juventud de los bares y discotecas a la calle.

Estas son algunas de las cuestiones que hay que seguir de cerca, cuestiones prácticas, pero tampoco debemos olvidar las anímicas, el daño que han hecho estos largos 19 meses a muchas personas que han padecido graves consecuencias personales, al ver el trabajo de toda una vida al borde del abismo y los ahorros, pocos o muchos, dilapidados para poder seguir adelante.

Volvemos al inicio: el sector en este momento no puede sentir otra cosa que una gran alegría por poder al fin trabajar con normalidad. Se puede hacer un símil con una guerra en la que acaban de decretar el armisticio, con un recién anunciado fin de las hostilidades. Pero llega ahora el día después, un día en el que hacemos un llamamiento a las instituciones para que sigan de cerca al sector, para que desarrollen políticas que apoyen a unas empresas relevantes desde el punto de vista económico, laboral y social, como parte fundamental del ocio, del turismo y de la sociabilidad.

La guerra ha terminado, empieza ahora la postguerra. Y es en este punto donde no hay que olvidar que queda un duro camino por delante para volver, de verdad, a la normalidad en nuestros negocios. ANAPEH estará ahí para seguir apoyando al sector y para decir a las instituciones que esto no ha terminado.  

. . .

Atzo Nafarroako Gobernuak ostalaritzako murrizketen amaiera iragarri zuen, sektorearentzat arintze handia izan da, azkenean 19 hilabeteko itxiera aldia eta gure lana egiteko muga handiak ikusi baititu.

Hala ere, albistea jakitean hasieran izandako lasaitasun eta «poztasun» hori kontuan hartuta ere, beharrezkoa da hausnarketa sakonago bat egitea, erakundeek ez dezaten ahaztu sektorea gogor zigortua izan dela, eta ezin izan dutela beren lana denbora luzeegian egin, beste jarduera sektore batzuei ezarritakoak baino askoz neurri murriztaileagoekin.

Basamortuan zeharreko zeharkaldiak kalte larriak eragin dizkie gure Erkidegoko enpresa askori, eta ondorioak iraunkorrak izango dira denboran zehar eta ez dira egun batetik bestera desagertuko.

Ostalaritza gaur egun, neurri handi batean, deskapitalizatutako sektorea da. Bi laguntza lerro eta hirugarren bat oraindik iritsi ez badira ere, ANAPEHek sektoreari egindako inkestek erakusten dute, erantzun indize altua izan duena, ostalaritzako enpresaburu askok beren aurrezkiak erabili dituztela Covid delakoaren krisialdian beren negozioak itxi gabe ibili ahal izateko, eta laguntzek ez dituztela estaltzen eragindako galerak. Halaber, lehen ostalaritza sektorean lan egiten zuten pertsona askok beste sektore batzuetara eraman dute beren jarduera, 19 hilabetez lan alternatibarik aurkitu ez dutelako, eta, ondorioz, etorkizun hurbilean arazo bat egon daiteke, ez baitute aurkitzen ostalaritza jarduera garatzeko behar diren lanpostuak betetzen dituen pertsonarik. Gainera, bezeroen ohituretan aldaketak izan dira, eta une honetan ez dakigu horiek mantenduko diren ala ez, eta ostalaritza jarduera aldatuz, 2020ko martxoa baino lehen ezagutzen genuen moduan. Aldaketa horietara egokitu beharko da, baldin eta denborak egungo joera berresten badu, ordutegiak aurreratuta eta pertsonek bermua eta arratsaldeko giroa nahiago izanda, gaua eta afariak baino. Gazteen aisialdia taberna eta diskoteketatik kalera eraman duten aldaketak.

Horiek dira gertutik jarraitu beharreko gaietako batzuk, praktikoak, baina ez ditugu ahaztu behar animikoak, 19 hilabete luze hauetan ondorio pertsonal larriak jasan dituzten pertsona askori egin dieten kaltea, bizitza osoko lana amildegiaren ertzean ikusi baitute, eta aurrezkiak, gutxi edo asko, xahututa, aurrera egin ahal izateko.

Hasierara itzuliko gara: sektoreak une honetan poz handia besterik ezin du sentitu, azkenean normaltasunez lan egin ahal izateagatik. Armistizioa ezarri berri duten gerra baten antzekoa egin daiteke, liskarren amaiera iragarpen berri batekin. Baina hurrengo egunean, erakundeei dei egiten diegu sektorea gertutik jarrai dezaten, ekonomiaren, lanaren eta gizartearen ikuspegitik garrantzitsuak diren enpresei laguntzeko politikak gara ditzaten, aisialdiaren, turismoaren eta soziabilitatearen funtsezko alderdi gisa.

Gerra amaitu da, orain gerraostea hasten da. Eta puntu horretan ez da ahaztu behar bide gogorra geratzen dela gure negozioetan normaltasunera itzultzeko. ANAPEH hor egongo da sektorea babesten jarraitzeko eta erakundeei esateko hau ez dela amaitu.