Hostelería expropiada, nuevo cierre hasta el 9 de mayo-Ostalaritza desjabetua, maiatzaren 9ra arte

Hostelería expropiada, nuevo cierre hasta el 9 de mayo

Desde hace un tiempo se está extendiendo un nuevo concepto en lo referente a los cierres de la hostelería: la expropiación del trabajo. Igual que cuando se va a hacer una carretera, se expropia por el bien común, pero toda expropiación conlleva una indemnización ajustada a las pérdidas que provoca. No podemos trabajar por ese “bien común” pero ¿significa eso que tenemos que conformarnos? En ANAPEH pensamos que NO

La hostelería no puede más. Esta es la realidad, pero parece que no despertamos la suficiente empatía en la Administración y que vamos a seguir siendo los máximos pagadores de la pandemia. Por hacer un rápido resumen: 4 meses cerrados en 2020 y 6 meses abiertos con importantes restricciones. 1 mes completamente cerrados los interiores en 2021, 1 mes con 30% de aforo de interiores y horario hasta las 21:00 h., y cierre completo de interiores desde el 1 de abril previsto hasta el 9 de mayo de momento, con terrazas abiertas hasta las 21:00 h.

La hostelería está ya más que harta, sorprendida incluso con manifestaciones por parte de representantes de Gobierno de Navarra, que parecen no darse cuenta de la terrible realidad a la que nos enfrentamos. Trabajadores en Erte desde hace más de un año, restaurantes cerrados a cal y canto y otros muchísimos bares, salas de fiesta o discotecas cerrados desde verano. Las encuestas que manejamos en ANAPEH nos dicen que el actual cierre va a conllevar la desaparición de decenas de negocios, personas empresarias, autónomas y trabajadoras que se van a ir a la calle. El caso es que hay un cierto espejismo con las terrazas, porque muchas personas creen que la hostelería está funcionando a pesar de las restricciones. Y es verdad que algunos locales se han beneficiado por disponer de esas instalaciones, pero no hay que engañarse, son muchísimos más los que están cerrados y que están padeciendo la terrible realidad de ver como sus gastos fijos no desaparecen y cómo cada día que pasa su situación es más y más angustiosa.

Es cierto que hemos recibido ayudas y también lo es que visto desde fuera puede parecer que los 13 millones de la primera convocatoria y los 18 millones de la segunda son una cantidad de dinero respetable. Pero la realidad es que muchas empresas quedan fuera de las convocatorias y las que reciben ayudas apenas si pueden cubrir los gastos fijos de un par de meses, cuando llevan ya más de un año padeciendo cierres, reducción de aforos y la obligación de cerrar a las nueve de la noche, sin cenas, sin barra, sin copas…

Lo decimos en el titular: nos han expropiado el trabajo y toda expropiación supone la correspondiente indemnización. El Gobierno de Navarra no puede mirar para otro lado como si nada pasase, no puede conformarse con poner parches que pueden quedar bien de cara a la galería cuando saben perfectamente, porque así se lo hemos trasmitido en infinidad de ocasiones, que esas ayudas no solucionan el problema. Me expropias, luego pagas. Si crees, en contra de nuestro criterio, que hay que cerrar el interior de la hostelería porque eso salva vidas, me estás expropiando mi trabajo por el bien común, pero debes hacerte cargo.

Navarra, con los peores datos

Hay un punto en el que sí coincidimos con el Gobierno de Navarra: no queremos poner en riesgo las vidas ni la salud de las personas, sean clientes, trabajadoras, empresarias o proveedoras de nuestros negocios. Pero entendemos que Navarra maneja cifras en esta cuarta ola peores que otras CCAA en las que la hostelería permanece abierta y por lo tanto no es en la hostelería donde se producen los contagios, o al menos no es un factor de riesgo determinante como para adoptar medidas tan drásticas. Si hay o ha habido comportamientos irresponsables, pedimos que se castiguen conforme a las leyes en vigor, pero la solución no es ampliar las medidas restrictivas ni ser la CCAA más restrictiva de España; la solución está más bien en cumplir las medidas en vigor porque la hostelería no puede pagar el pato de la falta de responsabilidad de las personas que hacen fiestas privadas, botellones o comidas clandestinas. Como asociación hostelera condenamos todo comportamiento irresponsable, sea de nuestro sector, de otros sectores o en el ámbito privado.

Necesitamos que se nos escuche, que se nos indemnice en función de las pérdidas que se nos ha ocasionado, necesitamos mayor empatía, necesitamos que se nos informe y no enterarnos por los medios de comunicación de las medidas que se toman. ¿Eso importamos? Pues sepan que no estamos dispuestos a seguir así.

Ostalaritzaren itxierei buruzko kontzeptu berri bat zabaltzen ari da aspalditik: lanaren desjabetzea. Errepide bat egin behar denean bezala, ondasun komunagatik salbuesten da, baina desjabetze orok eragiten dituen galeren araberako kalte ordaina dakar. Ezin dugu “guztion ongiaren” alde lan egin, baina horrek zer esan nahi du? ANAPEHen EZETZ uste dugu.

Ostalaritzak ezin du gehiago. Hori da errealitatea, baina badirudi Administrazioan nahikoa ez garela enpatia pizten, eta pandemiaren ordaintzaile nagusiak izaten jarraituko dugula. Laburpen azkar bat egitearren: 4 hilabete itxita 2020an eta 6 hilabete irekita murrizketa handiekin. Hilabete bat barrualdeak erabat itxita 2021ean, hilabete bat barnealdeen % 30eko edukierarekin eta 21: 00ak arteko ordutegiarekin, eta barnealdeen itxiera osoa apirilaren 1etik maiatzaren 9ra arte aurreikusita, terrazak 21: 00ak arte irekita.

Ostalaritza nazka-nazka eginda dago, baita Nafarroako Gobernuko ordezkariek egindako adierazpenekin ere, eta badirudi ez direla konturatzen aurrean dugun errealitate lazgarriaz. Duela urtebete baino gehiagotik langileak Ertean, guztiz itxitako jatetxeak eta beste taberna, dantzaleku edo diskoteka asko eta asko udatik itxita. ANAPEHen darabiltzagun inkesten arabera, egungo itxierak kalera joango diren dozenaka negozio, enpresaburu, autonomo eta langile desagertzea ekarriko du. Kontua da nolabaiteko ispilukeria dagoela terrazekin, jende askok uste baitu ostalaritza funtzionatzen ari dela murrizketak egon arren. Eta egia da lokal batzuek etekina atera dutela instalazio horiek edukitzeagatik, baina ez da engainatu behar, askoz gehiago dira itxita daudenak eta beren gastu finkoak desagertzen ez direla eta egunetik egunera beren egoera gero eta larriagoa eta larriagoa dela ikustearen errealitate izugarria pairatzen ari direnak.

Egia da laguntzak jaso ditugula, eta kanpotik ikusita, badirudi lehen deialdiko 13 milioiak eta bigarreneko 18 milioiak diru kopuru errespetagarria direla. Baina, egia esan, enpresa asko deialdietatik kanpo geratzen dirala, eta laguntzak jasotzen dituztenek ozta-ozta estali ditzakete bi hilabeteko gastu finkoak, urtebete baino gehiago baitaramate itxiturak pairatzen, edukiera murrizten eta gaueko bederatzietan itxi beharra, afaririk, barrarik eta koparik gabe.

Titularrean esaten dugu: lana desjabetu digute eta desjabetze orok dagokion kalte ordaina dakar. Nafarroako Gobernuak ezin du beste alde batera begiratu ezer gertatuko ez balitz bezala, ezin du konformatu galeriari begira ondo gera daitezkeen adabakiak jartzearekin, ondo baino hobeto dakitenean, horrela transmititu baitiogu askotan, laguntza horiek ez dutela arazoa konpontzen. Ordainarazten didazu, gero ordaintzen duzu. Uste baduzu, gure irizpidearen kontra, ostalaritzaren barrualdea itxi behar dela, horrek bizitzak salbatzen dituelako, nire lana desjabetzen ari zara guztion onerako, baina ardura hartu behar duzu.

Nafarroa, daturik txarrenekin

Bada puntu bat Nafarroako Gobernuarekin bat gatozena: ez ditugu arriskuan jarri nahi pertsonen bizitzak eta osasuna, izan bezero, langile, enpresari edo gure negozioen hornitzaile.  Baina, gure ustez, Nafarroak, laugarren olatu horretan, beste autonomía erkidego batzuetan baino zifra txarragoak ditu, eta, beraz, ez da ostalaritzan kutsatzen, edo, behintzat, ez da hain neurri zorrotzak hartzeko arrisku faktore erabakigarria. Jokabide arduragabeak badaude edo egon badira, indarrean dauden legeen arabera zigortzea eskatzen dugu, baina irtenbidea ez da neurri murriztaileak zabaltzea, ez eta Espainiako autonomia erkidego murriztaileena izatea ere; irtenbidea indarrean dauden neurriak betetzea dira, ostalaritzak ezin baitu ordaindu jai pribatuak, botiloiak edo ezkutuko otorduak egiten dituzten pertsonen erantzukizun falta. Ostalaritza elkarte gisa, gure sektoreko, beste sektore batzuetako edo eremu pribatuko jokabide arduragabeak gaitzesten ditugu.

Entzun diezagutela behar dugu, sortu zaizkigun galeren araberako kalte ordaina eman diezagutela, enpatia handiagoa behar dugu, informazioa behar dugu eta hartzen diren neurrien berri komunikabideen bidez ez izatea. Horrek axola digu? Ba, jakin ezazue ez gaudela horrela jarraitzeko prest.