La desescalada se queda corta – Deseskalada motz geratu da

Sabor agridulce en ANAPEH con las medidas de desescalada anunciadas ayer por el Gobierno de Navarra, en tanto en cuanto suponen un alivio para parte de la hostelería, especialmente para el ocio nocturno, que ve mejorar las condiciones de apertura que tenían hasta ahora. Pero mantener la prohibición del consumo en barra, no eliminar los espacios entre mesas y no acceder a devolver al ocio nocturno su horario habitual sigue dejando a muchas empresas hosteleras en una situación complicada, cuando el 85% de la población ya está vacunada con la pauta completa y el número de contagios está reducido a la mínima expresión.

El ocio nocturno de Navarra da un paso más hacia la normalidad con las nuevas medidas de desescalada anunciadas por el Gobierno de Navarra, pero ese paso es corto y todavía quedan muchos pasos que dar hasta conseguir que este sector vuelva a poder abrir en condiciones que permitan su rentabilidad. Hay que destacar que si la hostelería es el sector más castigado de la pandemia, el ocio nocturno es el peor parado de entre los peor parados. Casi dos años sin poder abrir con unas mínimas condiciones.

Es cierto que con las nuevas medidas podrán abrir hasta las 4,30 h., pero su horario habitual de cierre eran las 6:00 h. Es cierto que podrán ocupar un 60% del aforo, pero con las personas que acudan sentadas, o a lo sumo de píe en mesas altas, sin poder acercarse a la pista de baile y sin consumo en barra su futuro sigue siendo incierto. Como señalan muchos de ellos en un símil muy válido, una discoteca no es un salón de té ni una cafetería, por lo que sus clientes demandan cosas diferentes a tomarse algo sentados en una silla. Además, la distancia entre mesas sigue sin permitir que se complete el aforo del 60% de la mayoría de los locales, lo que hace que el número de clientes que realmente pueden entrar en los locales sea mucho menor.

La hostelería, con ANAPEH a la cabeza en Navarra, ha reclamado muchas veces que si se debe cerrar por el bien común ese cierre debe llevar aparejada una indemnización por un trabajo expropiado para conseguir un bien superior: la salud de la sociedad. Pero esas indemnizaciones siguen sin llegar, de manera especial cuando hablamos del ocio nocturno y de una situación empresarial y personal que bordea la desesperación. Y es que aunque se hayan implementado dos líneas de ayudas, estas no han cubierto en la mayoría de los casos las pérdidas ocasionadas, un porcentaje que se reduce en el ocio nocturno hasta números escandalosos. Nos daba un porcentaje exacto el propietario del Katos Disco de Pamplona, Urko Lazkoz. En su local las ayudas recibidas hasta ahora no han cubierto ni el 8% de las pérdidas acumuladas durante la pandemia. Es cierto que queda una tercera línea de ayudas, pero sus continuos retrasos hacen que si bien podrían llegar a mejorar las cifras, estas puedan llegar tarde, con locales al borde del cierre. Locales que antes de la pandemia eran rentables, solventes y con buenas perspectivas de futuro.

Desde ANAPEH se entiende que se dan las condiciones para abrir y para consumir en barra. Comunidades vecinas como Aragón ya han liberado los horarios y en otras como La Rioja o Castilla León ya se puede consumir en barra, con unos números pandémicos similares a los de Navarra. ¿Por qué aquí no?

ANAPEH pide una vez más a las autoridades de Navarra que se den pasos que permitan realmente volver a una situación de cierta normalidad, medidas acordes con el momento actual y que pasan, como decimos, por recuperar los horarios normales, el consumo en barra, la disminución o eliminación de las distancias entre mesas y la apertura de las pistas de baile.

. . . .

Deseskalada motz geratu da

Gezamin zaporea ANAPEHen Nafarroako Gobernuak atzo iragarritako deseskalatze neurriekin; izan ere, horrek ostalaritzaren zati bat arintzen du, batez ere gaueko aisialdia, orain arteko irekiera baldintzak hobetzen ikusten baititu. Baina barran kontsumitzeko debekuari eustea, mahaien arteko espazioak ez kentzea eta gaueko aisialdirako ohiko ordutegia ez itzultzeak egoera zailean uzten ditu ostalaritza enpresa asko; izan ere, herritarren % 85a jada txertatuta dago, jarraibide osoarekin, eta kutsatze kopurua oso txikia da.

Nafarroako gaueko aisialdiak normaltasunerako beste urrats bat eman du, Nafarroako Gobernuak iragarritako deseskalatze neurri berriekin, baina urrats hori laburra da, eta oraindik ere urrats asko egin behar dira sektore hori errentagarritasunerako baldintzetan berriro ireki ahal izateko. Azpimarratu behar da, pandemiaren sektorerik zigortuena ostalaritza bada, gaueko aisialdia dela langabe txarrenen artean okerrena. Ia bi urte, gutxieneko baldintza batzuekin ireki ezinik.

Egia da neurri berriekin 4:30ak arte ireki ahal izango dutela, baina ixteko ohiko ordutegia 6:00ak ziren. Egia da edukieraren %60 hartu ahal izango dutela, baina bertaratzen diren pertsonekin eserita, edo gehienez ere mahai altuetan eserita, dantza pistara hurbildu gabe eta barran kontsumitu gabe, haien etorkizuna zalantzazkoa da. Horietako askok adierazten duten bezala, diskoteka bat ez da te-areto bat, ezta kafetegi bat ere, eta, beraz, bezeroek beste zerbait eskatzen dute, aulki batean eserita zerbait hartzeaz gain. Gainera, mahaien arteko distantziak ez du uzten lokal gehienen %60ren edukiera osatzen, eta, ondorioz, lokaletan benetan sar daitezkeen bezeroen kopurua askoz txikiagoa da.

Ostalaritzak, ANAPEH buru duela Nafarroan, askotan eskatu du itxiera hori guztion onerako itxi behar bada, desjabetutako lan batengatik kalte ordaina eman behar zaiola, ondasun handiago bat lortzeko: gizartearen osasuna. Baina kalte ordain horiek ez dira oraindik iritsi, batez ere gaueko aisialdiaz eta etsipenaren inguruko egoera enpresarial eta pertsonalaz ari garenean. Izan ere, bi laguntza lerro ezarri badira ere, hauek ez dituzte kasu gehienetan eragindako galerak estali, eta ehuneko hori murriztu egiten da gaueko aisialdian, eskandaluzko zenbakietara iritsi arte. Portzentaje zehatza eman zigun Iruñeko Katos Discoren jabeak, Urko Lazkozek. Orain arte jasotako laguntzek ez dute pandemian pilatutako galeren % 8 ere bete. Egia da hirugarren laguntza lerro bat geratzen dela, baina atzerapen etengabeak direla eta, kopuruak hobetu badaitezke ere, berandu irits daitezke, eta lokalak ixteko zorian daude. Pandemiaren aurretik errentagarriak, kaudimendunak eta etorkizunerako aurreikuspen onak zituzten lokalak.

ANAPEHren ustez, barran ireki eta kontsumitzeko baldintzak betetzen dira. Aragoi bezalako inguruko erkidegoek ordutegiak libre dituzte dagoeneko, eta Errioxan eta Gaztela Leonen, esaterako, barran kontsumitu daiteke, Nafarroaren antzeko zenbaki pandemikoekin. Zergatik ez hemen?

ANAPEHek, beste behin ere, Nafarroako agintariei eskatu die normaltasun egoera batera benetan itzultzea ahalbidetuko duten urratsak eman daitezela. Neurri horiek, esan bezala, egungo unearekin bat datoz, eta, esan bezala, honako hauek dira: ordutegi arruntak berreskuratzea, barra kontsumoa, mahaien arteko distantziak murriztea edo kentzea eta dantzapistak irekitzea.