La sexta ola puede acabar con la paciencia de la hostelería – Seigarren olatuak ostalaritzaren pazientziarekin amaitu dezake

La ampliación de las medidas restrictivas aplicadas en Navidad vuelve a poner a la hostelería en una situación complicada sin que haya respuesta de las instituciones a la demanda de nuevas líneas de ayudas.

La ampliación de las restricciones decretadas en Navidad sumada a las cancelaciones de las cenas de empresa previas al periodo festivo y al histórico de cierres y restricciones coloca de nuevo a la hostelería en una situación complicada.

ANAPEH quiere señalar que el sector hostelero entiende perfectamente la gravedad de lo que ha sucedido, de lo que está sucediendo y de lo que pueda llegar a suceder con la pandemia. Comprende también que la presión de sistema de salud y de los y las profesionales que lo atienden exige medidas por parte de las instituciones para tratar de lidiar con la situación actual.

Pero no entiende ni entenderá que las medidas restrictivas que afectan a centenares de negocios y sus trabajadores y trabajadoras no lleven aparejadas, de manera automática, medidas económicas que ayuden a estas empresas y a todas las personas que trabajan en el sector a superar la situación a la que se ven enfrentadas y que estas sólo se implementen cuando el sector, marcado por la incertidumbre y por ser el más afectado por las restricciones a lo largo de toda la pandemia, presiona y se enfrenta al ejecutivo.

En ningún momento los y las hosteleras pretenden un enfrentamiento. Es más, son muchas las ocasiones en las que se ha puesto a disposición de las autoridades para colaborar; sea acatando medidas, siendo responsables en el ejercicio de su profesión, soportando restricciones una y otra vez a lo largo de estos 23 largos meses o acudiendo a reuniones en las que las más de las veces no se ha recabado su opinión, simplemente se le ha informado de decisiones ya tomadas previamente.

Tenemos ya dos años de experiencia en este sentido, pero a pesar de ello esperábamos que las autoridades fuesen conscientes de que la expropiación de nuestro trabajo en aras del bien común debe llevar a aparejada una compensación, una indemnización, una ayuda o como quieran llamarlo por las pérdidas que ocasionan decisiones que pueden ser entendidas o no, compartidas o no por nuestros y nuestras profesionales. El sector es tan heterogéneo como cualquier otro, está formado por personas y cada una de ellas tiene su propia opinión al respecto. Pero en lo que sí estamos todos de acuerdo es que no podemos ser siempre los pagadores, los damnificados, los que deban restringir, cerrar, limitar su actividad y soportar pérdidas económicas y un estado anímico de permanente incertidumbre. Todo esto está pesando y lo está haciendo en lo económico y en lo personal.

Se lo decimos una vez más: ¿Creen necesario limitar nuestra actividad para superar la sexta ola? Háganlo. Pero pongan a disposición del sector herramientas que permitan seguir adelante y ver el futuro con un cierto optimismo. Déjennos pensar que en medio de toda esta debacle las instituciones nos acompañan, que cuentan con nosotros y nosotras, que formamos parte del tejido empresarial, económico, laboral y humano de Navarra.

. . . .

Gabonetan aplikatutako neurri murriztaileak zabaltzeak ostalaritza egoera zailean jartzen du berriz ere, eta erakundeek ez diote erantzunik eman laguntza lerro berrien eskaerari.

Gabonetan ezarritako murrizketak zabaltzeak, jaiegunaren aurreko empresa afariak bertan behera uzteak eta itxieren eta murrizketen historikoek egoera zailean jartzen dute ostalaritza.

ANAPEHek adierazi nahi du ostalaritza sektoreak ondo ulertzen duela gertatu denaren, gertatzen ari denaren eta pandemiarekin gerta daitekeenaren larritasuna. Ulertzen du, halaber, osasun sistemaren eta sistema hori zaintzen duten profesionalen presioak neurriak eskatzen dituela erakundeen aldetik, egungo egoerari aurre egiteko.

Baina ez du ulertzen, ezta ulertuko ere, ehunka negoziori eta bertako langileei eragiten dieten neurri murriztaileek ez dakartenik, automatikoki, neurri ekonomikorik, enpresa horiei eta sektorean lan egiten duten pertsona guztiei aurre egin beharreko egoera gainditzen laguntzeko, eta hauek ziurgabetasunak eta pandemia osoko murrizketek gehien eragiten dioten sektoreak gobernuari presio egiten dionean eta aurre egiten dionean soilik ezartzen dira.

Ostalariek ez dute inoiz liskarrik nahi. Are gehiago, askotan jarri da agintarien esku elkarlanean aritzeko; neurriak onartuz, bere lanbidean arduratsuak izanez, 23 hilabete luze hauetan behin eta berriz murrizketak jasoz edo batzarretara joanez, gehienetan ez baita bere iritzia jaso, aldez aurretik hartutako erabakien berri baino ez zaio eman.

Bi urteko esperientzia dugu ildo horretan, baina, hala eta guztiz ere, espero genuen agintariak jabetuko zirela guztion onerako gure lana desjabetzeak konpentsazio bat, kalte ordain bat, laguntza bat edo deitu nahi dioten bezala ekarri behar duela berekin, gure profesionalek uler ditzaketen edo ez dituzten erabakiek eragindako galerengatik. Sektorea beste edozein sektore bezain heterogeneoa da, pertsonek osatzen dute eta bakoitzak bere iritzia du. Baina denok ados gaude ezin garela beti ordaintzaileak, kaltetuak, mugatu, itxi, jarduera mugatu eta galera ekonomikoak jasan behar dituztenak eta etengabeko ziurgabetasun egoera animikoa izan. Hori guztia zama bat izaten ari da eta egiten ari da arlo ekonomikoan eta pertsonalean.

Berriro esango diogu: Uste duzue beharrezkoa dela gure jarduera mugatzea seigarren olatua gainditzeko? Egizue. Baina aurrera egiten eta etorkizuna nolabaiteko baikortasunez ikusten lagunduko duten tresnak jarri sektorearen eskura. Utz iezaguzue pentsatzen, beherakada horren guztiaren erdian, erakundeak gurekin daudela,  Nafarroako enpresa, ekonomia, lan eta giza sarearen parte garela.