Más de la mitad de los negocios de hostelería no optará a la tercera línea de ayudas – Ostalaritzako negozioen erdia baino gehiago ez da hirugarren laguntza lerrorako hautagai izango.

Las consecuencias de la Covid tardarán en desaparecer en el sector hostelero

Es el dato que refleja la última encuesta realizada por ANAPEH, en la que 60 negocios han respondido para conocer la situación del sector tras el verano. A pesar de las buenas noticias sobre el final de la pandemia, que según anuncia el Gobierno de Navarra llevará aparejada la desaparición de las restricciones a partir de octubre, no hay que olvidar la larga travesía por el desierto que ha padecido la hostelería, con consecuencias tanto económicas como sociales y personales que tardarán en desaparecer.

  • El 25% de las empresas hosteleras aumentaron plantilla durante el periodo estival, mientras que el 75% o bien la mantuvo o bien la redujo. Además, un 15% de las empresas mantienen todavía trabajadores en ERTE.
  • El 37% tuvo dificultades para contratar durante el verano: durante la pandemia y tras los cierres hosteleros y las restricciones muchas personas trabajadoras del sector han buscado alternativas de empleo
  • El 93,3% de las empresas encuestadas no cubren las pérdidas tras recibir las dos líneas de ayudas autonómicas y el 66,7% no opta a la tercera línea, otorgada por el Estado a través de las Comunidades Autónomas.
  • Las terrazas se han convertido en el lugar preferido de las personas que acuden a locales de hostelería y los horarios se han adelantado, optando por el vermú o el tardeo.
  • La hostelería no tiene claro cómo va a ser el futuro. La respuesta más común con respecto a cómo ven los próximos meses es “incertidumbre”

La hostelería ve con esperanza el final de las restricciones y la vuelta a la normalidad. Con extremada prudencia, ya que son voces que se escucharon antes y que luego llevaron a amargas desilusiones y a una vuelta a empezar. Pero estas buenas noticias no pueden hacer que queden en el olvido las consecuencias de la pandemia, que han sido especialmente duras en el sector hostelero.

Son los datos que reflejan la última encuesta realizada por ANAPEH al sector, contestada por 60 empresas hosteleras, un 61,7% bares, un 30% restaurantes, un 21,7% alojamientos y un 11,7% bares especiales y discotecas.

Las respuestas muestran que el verano ha sido un alivio para la hostelería y que el buen tiempo trajo más clientes, de manera especial a quienes disponen de terrazas y a los alojamientos, que han visto aumentar el número de personas que ha acudido a Navarra.

La excepción a esta regla son los bares especiales y discotecas, que han padecido más que el resto de empresas por continuar medidas como el toque de queda, la prohibición de bailar, de consumir en barra y la distancia entre mesas. Ellos han sido los más golpeados por la crisis.

En cuanto al empleo, las respuestas indican que el 25% de las empresas hosteleras aumentaron plantilla durante el periodo estival, mientras que el 75% o bien la mantuvo o bien la redujo. Además, un 15% de las empresas mantienen todavía trabajadores en ERTE.

Otro dato que muestra la encuesta es la dificultad para encontrar personal. El 37% tuvo dificultades para contratar durante el verano, lo que refleja un problema que ya estaba contemplado por ANAPEH: durante la pandemia y tras los cierres hosteleros y las restricciones muchas personas trabajadoras del sector han buscado alternativas de empleo, y se han colocado en otros sectores.

La mayoría no opta a la nueva línea de ayudas

Un dato que preocupa especialmente al sector es el referido a las diferentes líneas de ayudas al sector, dos de ellas autonómicas y una estatal, la última, que todavía está por concretar. El 93,3% de las empresas encuestadas no cubren las pérdidas tras recibir las dos líneas de ayudas autonómicas y el 66,7% no opta a la tercera línea, otorgada por el Estado a través de las Comunidades Autónomas. Es decir, dos tercios del sector se quedan fuera de la tercera línea, lo que coloca en una situación precaria a muchos negocios, que pueden ver comprometida su continuidad a pesar del fin de las restricciones previsto para octubre.

En cuanto a las razones por las que no pueden optar, muchos no lo hacen por no tener deudas generadas en la pandemia, lo que no significa que no hayan tenido pérdidas elevadas. Quienes hicieron frente a la crisis con sus ahorros o con la ayuda de amigos o familiares y por lo tanto no pueden demostrar deuda, se quedan fuera. Pero la tipología de casos de quienes no optan a esta tercera línea es variada. Aunque la mayoría se refiere a la deuda, también han quedado fuera empresas que no alcanzan una reducción en las ventas del 30% y han quedado fuera por un escaso margen: por tener un 28% e incluso por milésimas. Otros casos apuntan a empresas que no tienen contabilidad por tributar anteriormente por módulos o a empresas que solicitaron créditos con posterioridad a los plazos previstos por el decreto de ayudas.

Cambios en los hábitos de la clientela

Otro aspecto que recoge la encuesta son los cambios en los hábitos de la clientela, lo que lleva aparejado la adecuación de los hosteleros a esos nuevos hábitos. Según las respuestas obtenidas, las terrazas se han convertido en el lugar preferido de las personas que acuden a locales de hostelería y los horarios se han adelantado, optando por el vermú o el tardeo. También se detecta una disminución en el consumo por cliente, mientras se mantiene la venta de comida para llevar, que parece que ha llegado para quedarse. Costumbres como echar una partida de cartas, la sobremesa o las cenas se han trasladado a espacios particulares.

A falta de conocer qué sucederá cuando desaparezcan las restricciones, las empresas encuestadas apuntan a un cambio de hábitos que puede haber llegado para quedarse, con el cambio de horarios, que se adelantan, la desaparición de las cenas y el traslado de parte del ocio a espacios privados.

Todo esto lleva al sector a replantearse su modelo de negocio, con reducción de horarios, ampliación de terrazas cuando sea posible, cierres entre semana y en horario nocturno… una adaptación que tendrá que confirmarse si definitivamente desaparecen las restricciones, cuando se verá si realmente esos cambios en los hábitos de la clientela han sido coyunturales o han llegado para quedarse.

El futuro de los negocios

Con todo lo anterior, la hostelería no tiene claro cómo va a ser el futuro. La respuesta más común con respecto a cómo ven los próximos meses es “incertidumbre”. No solo por la inseguridad que plantea el fin de la pandemia, si realmente acabará o no, también por la situación que se ha arrastrado hasta este momento, con muchos negocios al borde del cierre, y porque llegan meses complicados para las terrazas, que han sido la tabla de salvación de muchos negocios. Hay que tener muy en cuenta que la hostelería está muy tocada y que la llegada del mal tiempo lleva aparejada, en tiempos normales, una reducción considerable del consumo en hostelería.

Por último, ANAPEH ha preguntado en la encuesta sobre el papel de la asociación, para saber tanto la sensación de las empresas asociadas con respecto a la actividad de la entidad como para conocer cuál debe ser la posición a adoptar en un futuro inmediato.

En este sentido, los y las asociadas solicitan que se siga insistiendo en la necesidad de ayudar al sector, ampliar las líneas de ayudas para que realmente cubran las pérdidas y permitir que quienes se han quedado fuera de la tercera línea puedan optar a recibirlas.

También piden que se solicite a los ayuntamientos mantener las terrazas Covid, al menos durante un tiempo razonable que permita recuperar pérdidas; que se recuperes las barras de los bares para normalizar la actividad y que en el caso de los bares especiales y discotecas se permita tanto el baile como el consumo de pie.

En cuanto a los aforos, urge recuperar la capacidad normal de los establecimientos, dificultada de manera especial por la distancia entre mesas.

Los y las asociadas valoran en este apartado la labor de ANAPEH durante este periodo como positiva, de manera especial por su postura frente a las instituciones, con quienes se ha mantenido una relación cordial pero firme en defensa de los derechos de las empresas, los y las trabajadoras del sector. También se han valorado positivamente las acciones llevadas a cabo y el esfuerzo en comunicar todo lo realizado tanto a los y las socias como al público a través de los medios de comunicación, de la web de ANAPEH y del contacto personal.

Desde ANAPEH se valoran los resultados de la encuesta con preocupación, ya que muestran que a pesar de la evolución positiva de la pandemia, sus consecuencias tardarán en desaparecer, lo que lleva a seguir trabajando por y para el sector para conseguir dos cosas: justicia para los y las hosteleras, tanto empresas como personas trabajadoras y confianza por parte del público con unos negocios que han demostrado a lo largo de todo este tiempo una extraordinaria capacidad de resistencia y un compromiso total con la sociedad, cuidando tanto de la clientela como de las personas trabajadoras con grandes sacrificios.

. . .

Covid-aren ondorioak berandu desagertuko dira ostalaritzaren sektorean

ANAPEHek egindako azken inkestaren arabera, 60 negoziok erantzun dute sektorearen egoera ezagutzeko, uda ostean. Pandemiaren amaierari buruzko albiste onak izan arren: Nafarroako Gobernuak iragarri duenez, urritik aurrera desagertuko dira murrizketak, ez da ahaztu behar ostalaritzak basamortuan zeharreko bidaia luzea izan duela, eta horrek ondorio ekonomikoak, sozialak eta pertsonalak izango dituela.

  • Ostalaritza enpresen % 25ek plantilla handitu zuten udan, eta % 75ek mantendu edo murriztu egin zuten. Gainera, enpresen %15ek oraindik ere langileak ERTEan dituzte
  • % 37k zailtasunak izan zituzten udan kontratatzeko: pandemiaren garaian eta ostalaritzako itxieren eta murrizketen ondoren, sektoreko langile askok enplegu aukerak bilatu dituzte.
  • Inkestatutako enpresen % 93,3k ez ditu galerak estaltzen bi laguntza lerro autonomikoak jaso ondoren, eta % 66,7k ez du hirugarren lerrora hautatzen, Estatuak Autonomia Erkidegoen bidez emandakoa.
  • Terrazak ostalaritzako lokaletara joaten diren pertsonen tokirik gustukoena bihurtu dira, eta ordutegiak aurreratu egin dira, bermua edo arratsalde pasak aukeratuz.
  • Ostalaritzak ez du argi etorkizuna nolakoa izango den. Datozen hilabeteei buruzko erantzun ohikoena «ziurgabetasuna» da.

Ostalaritzak itxaropenez ikusten du murrizketen amaiera eta normaltasunera itzultzea. Oso zuhurtzia handiz, izan ere, lehenago entzun ziren ahotsak dira, ondoren desilusio mingotsak eta berriro hastera eraman zituztenak. Baina albiste on horiek ezin dute pandemiaren ondorioak ahaztu, ostalaritzaren sektorean bereziki gogorrak izan baitira.

ANAPEHek sektoreari egindako azken inkestaren arabera, 60 ostalaritza enpresak erantzun dute, % 61,7 tabernak, % 30 jatetxeak, & 21,7 ostatuak eta % 11,7 taberna bereziak eta diskotekak.

Erantzunen arabera, uda lasaigarria izan da ostalaritzarentzat, eta eguraldi onak bezero gehiago ekarri zituen, bereziki terrazak dituztenei eta ostatuei, Nafarroara joan diren pertsonen kopurua handitu egin baita.

Arau horren salbuespena taberna bereziak eta diskotekak dira, gainerako enpresek baino gehiago sufritu baitute etxeratze agindua, dantza egiteko debekua, barran kontsumitzeko debekua eta mahaien arteko distantzia bezalako neurriekin jarraitzeagatik. Horiek izan dira krisiak gehien jo dituenak.

Enpleguari dagokionez, erantzunen arabera, ostalaritza enpresen % 25ek plantilla handitu zuten udan, eta % 75ek mantendu edo murriztu egin zuten. Gainera, enpresen %15ek oraindik ere langileak ERTEan dituzte

Inkestak erakusten duen beste datu bat langileak aurkitzeko zailtasuna da. % 37k zailtasunak izan zituzten udan kontratatzeko, eta horrek agerian uzten du ANAPEHdk jada aurreikusten zuen arazo bat: pandemiaren garaian eta ostalaritzako itxieren eta murrizketen ondoren, sektoreko langile askok enplegu alternatibak bilatu dituzte, eta beste sektore batzuetan kokatu dira.

Gehienek ez dute laguntza lerro berria hautatzeko aukerarik

Sektorea bereziki kezkatzen duen datua sektorearentzako laguntza lerroei buruzkoa da; horietako bi autonomia-erkidegokoak dira, eta azkena estatukoa, oraindik zehazteke dagoena. Inkestatutako enpresen % 93,3k ez ditu galerak estaltzen autonomiak emandako bi laguntza lerroak jaso ondoren, eta % 66,7k ez du hirugarren lerroa hautatzeko aukerarik, Estatuak autonomiaerkidegoen bidez emandakoa. Hau da, sektorearen bi heren hirugarren lerrotik kanpo geratzen dira, eta horrek egoera prekarioan jartzen ditu negozio asko, urrirako aurreikusitako murrizketak amaitu arren haien jarraipena arriskuan jar dezaketelako.

Ezin izateko arrazoiei dagokienez, askok ez dute halakorik egiten pandemian sortutako zorrik ez dutelako, baina horrek ez du esan nahi galera handirik izan ez dutenik. Krisiari aurrezkiekin edo lagunen edo senideen laguntzarekin aurre egin ziotenak, eta, beraz, zorra frogatu ezin dutenak, kanpoan geratzen dira. Baina hirugarren lerro hori hautatzen ez dutenen kasuen tipologia askotarikoa da. Gehienak zorrari buruzkoak izan arren, salmentetan % 30eko murrizketarik izan ez duten enpresak ere kanpoan geratu dira, eta tarte txikia izan dute: % 28 izateagatik eta milarenak izateagatik. Beste kasu batzuetan, kontabilitaterik ez duten enpresak aipatzen dira, aurretik moduluka zergak ordaintzeagatik, edo laguntzei buruzko dekretuan aurreikusitako epeen ondoren kredituak eskatu zituzten enpresak.

Aldaketak bezeroen ohituretan

Inkestak jasotzen duen beste alderdi bat bezeroen ohituren aldaketak dira, eta horrek ostalariak ohitura berri horietara egokitzea dakar. Jasotako erantzunen arabera, terrazak ostalaritzako lokaletara joaten diren pertsonen tokirik gustukoena bihurtu dira, eta ordutegiak aurreratu egin dira, bermua edo arratsalde pasa aukeratuz. Bezeroko kontsumoak ere behera egin duela antzeman da, eramateko janariaren salmenta mantentzen den bitartean, eta badirudi geratzeko iritsi dela. Hainbat ohitura, hala nola karta partida bat jokatzea, bazkalostea edo afariak espazio partikularretara eraman dira.

Oraindik ez dakite zer gertatuko den murrizketak desagertzen direnean, baina inkestan parte hartu duten enpresek ohiturak aldatu dituztela adierazi dute, eta, ondorioz, ordutegiak aldatu dituztela, afariak desagertu direla eta aisialdiaren zati bat espazio pribatuetara eraman dutela.

Horren guztiaren ondorioz, sektoreak bere negozio eredua birplanteatu behar du, ordutegiak murriztuz, terrazak zabalduz ahal denean, itxierak astea barruan eta gaueko ordutegian… egokitzapen hori berretsi egin beharko da murrizketak behin betiko desagertzen badira, bezeroen ohituren aldaketa horiek egoeraren araberakoak izan diren edo geratzeko iritsi diren ikusiko denean.

Negozioen etorkizuna

Aurreko guztiarekin, ostalaritzak ez du argi etorkizuna nolakoa izango den. Datozen hilabeteei buruzko erantzunik ohikoena «ziurgabetasuna» da. Ez bakarrik pandemiaren amaierak planteatzen duen segurtasun ezagatik, benetan amaituko den ala ez, baita une honetara arte arrastaka eraman den egoeragatik ere, negozio asko ixteko zorian baitaude, eta terrazetarako hilabete zailak iristen direlako, negozio askoren salbazio taula izan direnak. Oso kontuan izan behar da ostalaritza oso ukituta dagoela eta eguraldi txarraren etorrerak, garai arruntetan, ostalaritzako kontsumoa nabarmen murriztea dakarrela.

Azkenik, ANAPEHek elkartearen zereginari buruzko inkesta egin du, elkarteko kide diren enpresek erakundearen jarduerari buruz duten sentsazioa eta etorkizun hurbilean hartu beharreko jarrera ezagutzeko.

Ildo horretan, elkartekideek eskatu dute sektoreari laguntzeko beharra azpimarratzeko, laguntza lerroak zabaltzeko, galerak benetan estaltzeko eta hirugarren lerrotik kanpo geratu direnei horiek jasotzeko aukera emateko.

Halaber, udalei eskatzen zaie Covid terrazak mantentzea, gutxienez arrazoizko denbora batez, galerak berreskuratzeko; tabernetako barrak berreskuratzea, jarduera normalizatzeko; eta taberna berezien eta diskoteken kasuan, dantzarako eta zutik kontsumitzeko aukera ematea.

Edukierei dagokienez, premiazkoa da establezimenduen gaitasun normala berreskuratzea, bereziki zailduta baitago mahaien arteko distantziagatik.

Atal honetan, elkartekideek positibotzat jotzen dute ANAPEHek aldi honetan egindako lana, batez ere erakundeen aurrean duen jarreragatik; izan ere, harreman adeitsua baina irmoa izan dute erakundeekin, sektoreko langileen eskubideak defendatzeko. Era berean, egindako ekintzak eta egindako guztia bazkideei eta jendeari komunikatzen egindako ahalegina positibotzat jo dira komunikabidetan, ANAPEHren webgunearen eta kontaktu pertsonalaren bidez.

ANAPEHek kezkaz baloratu ditu inkestaren emaitzak; izan ere, pandemiak bilakaera positiboa izan duen arren, ondorioak berehala desagertuko direla erakusten dute, eta horrek sektorearentzat eta ostalarientzat lan egiten jarraitzea dakar, bi gauza lortzeko: Justizia ostalarientzat, bai enpresentzat, bai langileentzat, eta publikoaren konfiantza, denbora honetan guztian erresistentziarako aparteko gaitasuna erakutsi duten negozioekin eta gizartearekiko erabateko konpromisoa, bezeroak eta langile zainduz ahalegin handiak egiten.