San Fermín y hostelería: acoso y derribo:

La hostelería ha sido objeto de numerosísimas inspecciones, hasta un punto que, entendemos, ha alcanzado una absoluta desproporción.

 

Como representantes de ANAPEH (Asociación de Pequeños Empresarios de Hostelería) dirigimos esta carta a los medios de comunicación para denunciar el acoso recibido durante las fiestas de San Fermín, una situación que, entendemos, no es de recibo por parte de la Administración.

Queremos remarcar en primer lugar nuestro papel como parte fundamental de la Fiesta y el gran esfuerzo que realiza el sector hostelero durante todo el año para el mantenimiento de un sector fundamental en el ocio de la ciudad, así como en la calidad de los servicios que ofrecemos, con profesionalidad y cumpliendo con toda la normativa, que es mucha, que se nos exige.

Estas exigencias, que aceptamos de buen grado y aplicamos a nuestros locales, no se exigen de ninguna manera a otro tipo de locales que surgen en San Fermín en toda la ciudad, con especial incidencia, como es lógico en el centro.

Tras la finalización de las fiestas el balance hostelero no puede ser más negativo con respecto a la Administración, y es que la novedad de este año ha sido que la hostelería ha sido objeto de numerosísimas inspecciones, hasta un punto que, entendemos, ha alcanzado una absoluta desproporción.

Queremos mostrar la indignación del sector ante la situación de acoso y derribo contra la hostelería en San Fermín, con inspecciones de control de terrazas, tabaco, alcohol, ruidos… y una clara posición de impotencia y desventaja frente a la actividad que desarrollan todo este tipo de “licencias express” concedidas para la venta de bebida no fraccionada y alimentación, sin ningún tipo de control sanitario que avale que los mismos están en condiciones adecuadas para el consumo.

Mientras tanto, la hostelería está sujeta a numerosísimas obligaciones, trabajando y luchando por mantener los locales de hostelería en las mejores condiciones, dar el mejor servicio, cumplir con todas las obligaciones fiscales, laborales, sanitarias… Y no nos olvidemos que la actividad, que entendemos irregular, de los locales con “licencias express” va en detrimento de mantener una imagen limpia y de calidad de las fiestas que entre todos y todas queremos construir, para lo que, precisamente, intentamos trabajar codo con codo con la Administración.

Estos días se van a mantener entre las diferentes asociaciones hosteleras y el área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento reuniones para tratar este asunto, entendemos que muy grave, tras las cuales la hostelería tomará la decisión de adoptar algún tipo de medida que de alguna manera manifieste la situación que estamos viviendo.

En cuanto a una valoración de las fiestas, estimamos que mantienen su tono con respecto al año anterior, con parecida afluencia de gente. Continuamos con la tendencia de que San Fermín se vive de día, la noche cae y mucho; el vermut y la comida son los mejores momentos en los locales de hostelería.

La fiesta lleva ya unos años que va a menos, lo que nos está conduciendo a unas fiestas más pequeñas, más concentradas en el centro de la ciudad y con menor capacidad de generar empleo.

Y hablando de empleo, la falta de personal es una de las peores batallas con las que nos encontramos, lo que hace muy difícil garantizar los medios necesarios para un buen servicio.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar