Sin San Fermín, sin fiestas y con pocos turistas – San Ferminik gabe, festarik gabe eta turista gutxiekin.

La hostelería se enfrenta a un verano más complicado que el de 2020. Pese a que pueda parecer lo contrario, son más las restricciones que nos afectan ahora. Y pese a la sensación de “lleno” en las fiestas de San Fermín y pueblos, lo cierto es que los aforos y las distancias no lo posibilitan. En este caso “completo” no es lo mismo que “lleno”. Sin embargo, ANAPEH siente que por fin se están escuchando algunas de las reivindicaciones de la asociación, planteadas en la última reunión con Gobierno de Navarra, como la reducción de la distancia entre mesas, lo que permitirá aumentar algo el aforo; la ampliación de horario hasta las 2 de la mañana para bares especiales y la apertura de las discotecas.

El verano pasado parecía que las cosas iban a cambiar. El 21 de junio de 2020 entrábamos en la “nueva normalidad” con aforos en el interior de la hostelería del 75%, las barras abiertas y grupos de hasta 25 personas. Es cierto que conforme avanzó la temporada las restricciones fueron agudizándose, pero esa era la foto del inicio de verano de 2020.

En este verano de 2021 la sensación es diferente. La hostelería parte con aforos del 60% en interior, con distancia entre mesas de 1,5 metros, con mesas pegadas a la barra pero sin consumo de pie, con grupos de 2 personas en barra, 6 en interiores y 10 en terrazas y con el cierre decretado a la 01:00 h. de la madrugada para bares y restaurantes. La situación, por lo tanto, sigue siendo precaria para los y las hosteleras, más aún cuando se suma un año más sin San Fermín en Pamplona y sin fiestas en los pueblos, lo que hubiera podido ser un salvavidas para el sector.

ANAPEH estima positiva, más aún al ser tres de las medidas demandadas por la asociación al Gobierno de Navarra, la reducción de la distancia entre mesas, que pasa de 2 metros a 1,5 metros,  la ampliación de horarios hasta las 2:00 h. de bares especiales y café espectáculo y la tan esperada apertura de las discotecas, cerradas durante muchos meses, hasta la 4:00 h.; aunque con un aforo del 50% y sin posibilidad de hacer uso de la pista de baile y con las personas sentadas en mesas separadas en 1,5 m en los extremos.

El murmullo de las fiestas

ANAPEH entiende, o más bien asume, estas circunstancias pero, aún asumiéndolas, reivindica el derecho a trabajar del sector sin estar en el punto de mira. La hostelería quiere trabajar, cumpliendo normas y restricciones, pero quiere trabajar.

Sin embargo seguimos con el runrún, con un rumor que se extiende y dice que los bares y restaurantes van a estar llenos en las fiestas de ciudades y pueblos, lo que nos lleva a imágenes de aglomeraciones. Y es cierto que puede haber algunos establecimientos con el cartel de “completo”, pero ese “completo” lo es cumpliendo con las normas, con aforos del 60% a partir del 2 de julio, mesas de seis personas máximo en interiores y con distancias entre ellas de metro y medio, lo que hará que muchos establecimientos ni siquiera puedan llegar a ese 60%. Completo, puede, pero lleno desde luego que no.

Lo cierto es que ese rumor sigue la línea de la criminalización de la hostelería, cuando lo único que quieren bares y restaurantes es servir almuerzos, comidas o cenas en sus empresas, cumplir con su trabajo y con la normativa que rija en cada momento. Ni más ni menos.

Este va a ser un verano difícil si las normas no cambian. Y lo va a ser también con respecto al turismo. Hemos vuelto a ver algunos turistas, más en el entorno rural que en la capital, donde parece que la recuperación va a ser más lenta. Los turistas han vuelto, pero lo han hecho en un número muy reducido como para hablar de una recuperación.

Veremos lo que nos depara el futuro, pero la hostelería está los suficientemente escaldada como para verlo con verdadero optimismo.

* * *

San Ferminik gabe, festarik gabe eta turista gutxiekin.

Ostalaritzak 2020koa baino uda konplexuagoari egin behar dio aurre. Kontrakoa dirudien arren, gehiago dira orain eragiten diguten murrizketak. Eta San Fermin jaietan eta herrietan “beteta” dagoela iruditu arren, aforoek eta distantziek ez dute horretarako aukerarik ematen. Kasu honetan, “osoa” ez da “betea”.Hala ere, ANAPEHk uste du elkarteak azken bileran Nafarroako Gobernuarekin egin dituen aldarrikapenetako batzuk entzuten ari direla, hala nola, mahaien arteko distantzia murriztea, edukiera pixka bat handitzeko; taberna berezietarako ordutegia 2:00ak arte luzatzea eta diskotekak irekitzea.

Iazko udan gauzak aldatuko zirela zirudien. 2020ko ekainaren 21ean, “normaltasun berrian” sartu ginen, ostalaritzaren barruan %75eko edukierarekin, barra irekiekin eta 25 pertsona arteko taldeekin. Denboraldiak aurrera egin ahala, murriztapenak areagotu egin ziren, baina hori zen 2020ko uda-hasierako argazkia.

2021eko uda honetan sentsazioa desberdina da. Ostalaritza %60ko edukierarekin hasten da barruan, 1,5 metroko tartearekin mahaiak barrari itsatsita baina zutikako kontsumorik gabe, 2 pertsonako taldeak barran, 6 barruan eta 10 terrazan, eta goizeko 01:00etan taberna eta jatetxeetarako ezarritako itxierarekin. Egoera, beraz, eskasa da oraindik ostalarientzat, are gehiago Iruñean San Ferminik gabe eta herrietako jairik gabe beste urte bat egiten denean, sektorearentzat salbagailu izan zitekeena.

ANAPEH estima positiva, más aún al ser tres de las medidas demandadas por la asociación al Gobierno de Navarra, la reducción de la distancia entre mesas, que pasa de 2 metros a 1,5 metros,  la ampliación de horarios hasta las 2:00 h. de bares especiales y café espectáculo y la tan esperada apertura de las discotecas, cerradas durante muchos meses, hasta la 4:00 h.; aunque con un aforo del 50% y sin posibilidad de hacer uso de la pista de baile y con las personas sentadas en mesas separadas en 1,5 m en los extremos.

ANAPEHk positibotzat jo du, are gehiago elkarteak Nafarroako Gobernuari eskatzen dizkion neurrietako hiru izanik, mahaien arteko distantzia murriztea (2 metrotik 1,5era), ordutegiak 2:00ak arte luzatzea taberna berezietan eta ikuskizun-kafetegietan, eta diskotekak irekitzea (hilabete askotan itxiak egon ondoren), 4:00ak arte; hala ere, %50eko edukiera izan behar dute, ez da dantza-pista erabiliko, eta pertsonak mahaietan eserita egongo dira mahaien arteko 1,5 metroak mantenduz.

El murmullo de las fiestas

ANAPEH entiende, o más bien asume, estas circunstancias pero, aún asumiéndolas, reivindica el derecho a trabajar del sector sin estar en el punto de mira. La hostelería quiere trabajar, cumpliendo normas y restricciones, pero quiere trabajar.

Jaietako murmurua

ANAPEHk egoera ulertzen ditu, edo, hobeto esanda, onartzen du, baina onartu arren, sektoreko lan egiteko eskubidea aldarrikatzen du, jomugan egon gabe. Ostalaritzak lan egin nahi du, arauak eta murrizketak betez, baina lan egin nahi du.

Hala ere, runrun-arekin jarraitzen dugu, zabaltzen ari den zurrumurruarekin, eta esaten du tabernak eta jatetxeak beteta egongo direla hiri eta herrietako jaietan, eta horrek pilaketei buruzko irudietara eramaten gaitu. Eta egia da establezimendu batzuek “osoko” kartela izan dezaketela, baina “oso” horrek arauak betetzen ditu, uztailaren 2tik aurrera %60ko edukierarekin, gehienez ere sei pertsonako mahaiak egongo dira barruan, eta horien artean metro eta erdiko distantziak izango dituzte. Hori dela eta, establezimendu askok ezingo dute %60ra iritsi ere egin. Osorik agian, baina beterik ez..

Lo cierto es que ese rumor sigue la línea de la criminalización de la hostelería, cuando lo único que quieren bares y restaurantes es servir almuerzos, comidas o cenas en sus empresas, cumplir con su trabajo y con la normativa que rija en cada momento. Ni más ni menos.

Egia esan, zurrumurru horrek ostalaritzaren kriminalizazioaren ildotik jarraitzen du, baino taberna eta jatetxeek hamaiketako, bazkari edo afariak zerbitzatzea besterik ez dute nahi, une bakoitzeko araudia betetzen. Ez gehiago, ez gutxiago.

Este va a ser un verano difícil si las normas no cambian. Y lo va a ser también con respecto al turismo. Hemos vuelto a ver algunos turistas, más en el entorno rural que en la capital, donde parece que la recuperación va a ser más lenta. Los turistas han vuelto, pero lo han hecho en un número muy reducido como para hablar de una recuperación.

Uda zaila izango da, arauak aldatzen ez badira. Eta turismoari dagokionez ere izango da. Berriro ere turista batzuk ikusi ditugu, hiriburuan baino gehiago landa-ingurunean, non susperraldia motelagoa izango dela baitirudi. Turistak itzuli egin dira, baina oso kopuru txikian, errekuperazioaz hitz egiteko.

Uda zaila izango da, arauak aldatzen ez badira. Eta turismoari dagokionez ere. Berriro ere turista batzuk ikusi ditugu, hiriburuan baino gehiago landa-ingurunean, non errekuperazioa motelagoa izango dela baitirudi. Turistak itzuli egin dira, baina oso kopuru txikian.

Ikusiko dugu zer ekarriko digun etorkizunak, baina ostalaritzak nahiko kaltetuta dago benetako baikortasunez ikusteko.